El socialismo catalán ha recibido con euforia apenas contenida la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE. Una victoria sólidamente asentada en toda España, excepción hecha de Andalucía. Y este ha sido el punto que más han destacado los responsables de la candidatura de Sánchez en Cataluña, que ven con alivio como el PSC deja de remar contracorriente en el socialismo español.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha subrayado que “una victoria por más del 50% en unas elecciones con tres candidatos marca la voluntad decidida de todos los socialistas de España. Estamos ante una victoria incontestable, en la que la voluntad de militantes catalanes ha tenido su parte pero no la definitiva ni la más relevante”.

Iceta insta a Susana a ayudar al ganador

El líder del PSC ha insistido además en la necesidad de que el congreso del PSOE -en el que ha asegurado que el socialismo catalán participará muy activamente- sirva para recuperar la cohesión interna del partido y ha defendido, en alusión a Susana Díaz, que “no hay nada más honroso que presentar una candidatura, aceptar los resultados y ayudar a quien gana”. Las primarias, ha insistido Iceta, “no son motivo de división sino de refrendo democrático del compromiso de tener partido más abierto y participativo”.

En este contexto, Iceta ha recordado además la cohesión interna alcanzada por el PSC tras las primarias vividas el pasado otoño, aunque ha evitado definirse sobre si Pedro Sánchez debería integrar a miembros de las otras candidaturas en su futura ejecutiva, como sucedió en el PSC.

«Nos encanta pensar que sintonizamos plenamente con el conjunto del socialismo español, que este proyecto ha sido empujado no solo desde Cataluña sino desde todas partes, ola imparable de renovación en el socialismo español» se felicitaba Carles Martí, de la candidatura sanchista en Cataluña.

En esta comunidad se daba por descontada la victoria del ex secretario general, y Pedro Sánchez ha mantenido la ventaja conseguida con los avales, un 82% de los votos para el madrileño por el 12% conseguido por Susana Díaz y el 6% para Patxi López. Los resultados de la presidenta andaluza han sido especialmente flojos en federaciones que se suponían a favor de su candidatura, como el Baix Llobregat, donde Sánchez ha obtenido 1.295 votos por 247 apoyos a Susana Díaz, o Barcelona, donde solo ha aventajado en 39 votos a Patxi López.

Carles Martí se ha felicitado además porque «los socialistas catalanes hemos podido compartir con miles de compañeros de España una manera de entender el proyecto socialista en España y sentirnos por tanto plenamente acompañados en España».

«Los militantes han hablado y el rumbo del PSOE ha quedado claro, ahora todos volvemos a trabajar p proyecto q compartimos en lo sustancial» ha concluido el dirigente catalán.

Cataluña es la cuarta comunidad por número de militantes, por detrás de la todopoderosa federación andaluza, Valencia y Madrid. Pero su participación en esta primarias ha sido especialmente controvertida desde que los diputados del PSC en el Congreso romperion la disciplina votando en contra de la investidura de Mariano Rajoy.

La fractura abierta en el pacto PSC-PSOE sirvió para cuestionar la participación de los militantes catalanes, abiertamente inclinados a favor de Pedro Sánchez y por ello cuestionados por la candidatura de Susana Díaz. Críticas que llegaron al paroxismo cuando se hizo pública la conversación en la que Miguel Angel Heredia, dirigente del PSOE andaluz y secretario del Grupo Socialista en el Congreso, abogaba por “disolver el PSC”.

Y la última polémica la protagonizó el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero cuando, ya en campaña, aseguró que la militancia catalana rechazaba a Díaz por ser mujer y andaluza, un comentario que no hizo más que reducir las simpatías por la presidenta andaluza en Cataluña.