El ex presidente del Gobierno José María Aznar se ha referido este miércoles al desafío independentista como uno de los retos a los que se enfrenta España en la actualidad y ha asegurado que no es el país quien está en riesgo de fracturarse: «Antes que fracturarse España se fracturará Cataluña», ha señalado. Eso, a su juicio, es lo que van a conseguir los independentistas: «Los catalanes van a acabar fracturando Cataluña. No hay ningún conflicto de España con Cataluña.

Aznar, que ha participado por primera vez junto a Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero en el coloquio 40 años de democracia, organizado por Vocento, ha coincidido con los dos ex presidentes en la necesidad de cumplir la ley y llegar al consenso. González, que ha definido el reto independentista como «un desafío con fundamentos inexistente», ha afirmado, al igual que el ex presidente popular, que son los propios catalanes los que están fracturando «su convivencia social» y cree que eso está haciendo crecer «el sentimiento de orfandad sin cauces».

González ha criticado que la Generalitat actúe de forma «autoritaria con desconocimiento total de las reglas del juego»

La Generalitat, ha apuntado González, está actuando de forma «extrañamente autoritaria con desconocimiento total de las reglas del juego». En este sentido, los más coherentes, a su juicio, «son los de la CUP, que saben que lo que proponen es hacer una Alemania del pasado, y por eso mandan sobre los demás». Son precisamente los de la CUP, ha precisado, «con los que más en desacuerdo estoy».

Los tres ex dirigentes han puesto valor la Constitución española y han compartido la posibilidad de hacer reformas acorde a los nuevos tiempos, pero no para conseguir la independencia catalana. Las condiciones para las reformas, según Aznar, pasan por explicar qué se quiere reformar, estudiar si es posible hacerlo y, sobre todo, el consenso. De lo contrario, no hay lugar para el debate. «Ante aquellos que quieren quebrar las leyes españolas, hay que afirmarlas. No se puede consentir que las leyes sean vulneradas», ha incidido el ex presidente popular.

El desafío independentista ha sido protagonista en este foro, en el que los ex presidentes del Gobierno han compartido su rechazo al referéndum catalán por ir en contra de la democracia. «No hay ninguna democracia que reconozca el derecho de secesión. El referéndum como herramienta de confrontación no vale», ha expresado Zapatero, quien ha querido resaltar que no se trata sólo de respetar la ley sino que se trata de convivencia.

Zapatero, que se ha marchado del coloquio para atender asuntos internacionales, ha dejado a los dos ex presidentes debatiendo sobre el proceso soberanista de forma distendida e incidiendo en el consenso. «No parece que ahora haya un ambiente para el consenso, José María (Aznar), pero en el 77 había lo justito», ha señalado González. El socialista se ha mostrado convencido de que no va a haber referéndum el 1 de octubre, pero cree que hay que actuar «de inmediato» en el asunto catalán porque supone «un problema para España y va a seguir fracturada mucho tiempo porque han incidido mucho en esa fractura».

González se ha mostrado partidario de abrir vías de diálogo para abordar el asunto catalán y cree que puede haber sorpresas: «El que rechace a España como espacio público compartido no va a aceptar un acuerdo, pero nos podemos llevar sorpresas. Algunos de los que dicen ‘no’ pueden decir ‘no pero'».

Este foro ha reunido por primera vez a los tres ex presidentes del Gobierno para abordar los retos del presente y del futuro. A él han acudido personajes del ámbito político como los ex ministros Miguel Sebastián y Jaime Mayor Oreja. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha sido el único líder político en el evento. Rivera ha puesto en valor los logros que han conseguido los tres protagonistas en el pasado y se ha referido también al asunto catalán convencido de que no habrá referéndum y enviando un mensaje a Puigdemont: «que convoque elecciones».