El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha comparecido ante los medios de comunicación después de reunir al gabinete de crisis tras el ataque terrorista que ha tenido lugar este jueves en Barcelona; unos hechos que ha calificado como «de dimensiones muy graves», y ha contabilizado unas 90 víctimas, 80 de ellas todavía hospitalizadas, «algunas de ellas muy graves», y al menos una docena de muertos. Cataluña ha convocado tres días de luto.

«Los valores de la democracia, igualdad y libertad están siempre por encima de los ataques terroristas», ha apuntado. «Entre toda la ciudadanía vamos a doblegar a quienes intentan enfrentar a civilizaciones»; ha señalado Puigdemont, que ha destacado que Cataluá «será siempre tierra de paz y bienvenida», y que «los catalanes somos gentes de paz y de acogida». «Siempre nos encontrarán en la lucha por la democracia y por la paz», ha rematado.

Este viernes habrá un minuto de silencio «para decir que no tenemos miedo», dice Colau

Puigdemont ha agradecido su labor «a los Mossos d’Esquadra, a la Guardia Urbana y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado», ha apuntado, a la vez que ha trasladado su agradecimiento a los líderes internacionales que  se han solidarizado con el ataque. Además, el president ha pasado a «agradecer a las personas de nuestro país, especialmente de Barcelona».

La alcaldesa de la Ciudad condal ha anunciado que este viernes se ha convocado un minuto de silencio en la Plaza de Cataluña, donde se ha desarrollado el atentado. Un acto «para demostrar que estamos contra la barbarie y en defensa de la democracia». En este sentido, ha señalado que Barcelona «es una ciudad de acogida y lo seguirá siendo». «Una ciudad valiente, orgullosa de su diversidad y de ser una ciudad cosmopolita». «Quienes quieren causar odio y terror no triunfarán, por eso haremos un acto de rechazo para decir que no tenemos miedo».