Los cinco sindicatos de la Policía Nacional han solicitado al Ministerio del Interior que adopte “medidas urgentes y efectivas” para garantizar la seguridad de los agentes desplegados en Cataluña ante los “ataques, acoso, persecución y señalamiento” que están viviendo en el territorio catalán.

En un comunicado conjunto, los cinco sindicatos -SUP, SPP, CEP, UFP y ASP- han solicitado al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que ataje de inmediato y “con todas las medidas legales, logísticas políticas y de cualquier tipo que pongan fin a estas prácticas mafiosas”.

Los sindicatos solicitan al ministro Zoido que “ponga fin a estas prácticas mafiosas”

“Ya es hora de que el máximo responsable del departamento dé la cara por sus policías nacionales y que deje de escurrir el bulto, pasando a respaldar con hechos, más allá de las palabras, el trabajo de los únicos funcionarios que en este momento mantienen el Estado de Derecho en Cataluña, junto con los guardias civiles”, informa Efe.

Escraches durante la jornada del lunes

Esta petición se ha producido después de que cientos de personas salieran este lunes a la calle en diferentes puntos de Cataluña, incluyendo la Jefatura Superior de Policía en Barcelona, para lanzar consignas como “fuera las fuerzas de ocupación” y prensa “manipuladora” o “asesina” en una tarde-noche de acoso independentista en el que se vivieron persecuciones y escraches contra agentes de las fuerzas de seguridad del Estado que participaron en el dispositivo para frenar el referéndum del 1 de octubre suspendido por el Tribunal Constitucional.

La ira de diferentes grupos independentista tuvo varios ‘puntos calientes’ como Calella, donde la noche del 1 de octubre un grupo de personas se concentró en diferentes hoteles donde descansaban guardias civiles para insultarles durante horas, lo que provocó que los agentes fueras reubicados en otras instalaciones. Otros lugares con situaciones similares fueron Reus, Pineda del Mar y Lleida.

La ira de diferentes grupos independentista tuvo varios ‘puntos calientes’ como Calella, Reus, Pineda del Mar y Lleida

Las protestas se llevaron a cabo durante la tarde-noche del lunes “en una perfecta coreografía marcada por la provocación y las amenazas explícitas”, según han explicado a Europa Press fuentes policiales, subrayando que se convocó por “grupos minoritarios pero muy radicalizados” para llenar las calles en la jornada intermedia entre el referéndum ilegal del domingo y el llamado “paro de país” convocado este martes.

Los sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles llevan días alertando al Ministerio del Interior y a los medios de comunicación de que existe una “campaña de acoso continua y creciente” por parte de independentistas. En este sentido, critican que los ayuntamientos como el de Calella (PDeCAT) o Pineda del Mar (PSC) “cedan al chantaje” para instigar o pedir que los agentes abandonen los hoteles de la localidad.

Hospitalizado un policía de la Unidad Canina

Este acoso no se ha limitado a concentraciones ante las puertas de los hoteles, también lo han sufrido de manera individual algunos agentes. Según fuentes policiales, un agente destinado en policías caninos, que iba al veterinario en Barcelona con uno de los perros, en un vehículo uniformado de su unidad, fue atacado por un grupo de personas.

Se abalanzaron sobre su vehículo cuando paró en un semáforo e intentaron sacarle de el tras abrirle la puerta del coche. Los radicales le intentaron pegar y forcejearon con él, pero no lograron sacarle del vehículo. Logró llegar a la base donde fue atendido por un médico, que decidió ingresarlo en el hospital con un cuadro de shock por ansiedad, una fuerte subida de tensión y al borde del infarto, según precisan las fuentes que contenía el parte médico.

El agente, que iba al veterinario con uno de los perros, fue atacado por un grupo de personas

El acoso contra los agentes de las fuerzas de seguridad del Estado se ha llevado a cabo horas después de que, en rueda de prensa, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, “exigiera” la salida de Cataluña de los policías y guardias civiles. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró ayer que los agentes permanecerán en esta comunidad autónoma “hasta que sea necesario”.

Los Mossos d’Esquadra han establecido un cordón de seguridad para impedir que los grupos independentistas llegasen a algunos de estos hoteles donde se alojaron los agentes enviados por el Gobierno para reforzar el dispositivo diseñado para impedir el referéndum ilegal.