El Independiente

Iglesias habla con Rajoy y Puigdemont y pide un equipo mediador: “No han dicho que no”

Pablo Iglesias, junto a Xavier Domènech.

Podemos busca liderar la iniciativa en la cuestión catalana, y por ello Pablo Iglesias ha pedido una reunión entre representantes del Govern y el Gobierno de España para acordar un equipo de diálogo que medie en el conflicto catalán. El líder de Podemos, según ha anunciado esta tarde en el Congreso de los Diputados, ha hablado tanto con el president Carles Puigdemont como con el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, “y no han dicho que no” a esta medida, según el dirigente.

El anuncio llega horas de que esta mañana se reuniera la Mesa de Zaragoza con representantes de Podemos, En Comú Podem, En Marea, IU, además de Compromís y los partidos nacionalistas PdeCat, ERC y PNV. “Traemos una propuesta que transmitir al Govern y Gobierno español: que se pongan de acuerdo en una mediación. Que se pongan en una mesa para discutir un grupo de personas de confianza como equipo de dialogo. Esto se lo he transmitido al president y presidente de Gobierno. He hablado con Puigdemont y Rajoy y no me han dicho que no”, ha advertido el líder de Podemos en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados.

Iglesias ha llamado a que este encuentro se produzca “en las próximas horas”. La razón de esta urgencia es la de emerger en el imaginario colectivo como como una pieza indispensable para el diálogo, pese a que su posición de tercera fuerza limita su posibilidad de mediación real entre ambos gobiernos. En este sentido, Iglesias también ha hecho un llamamiento a la “responsabilidad” del resto de formaciones políticas: “Pedimos a los partidos con representación en el Parlament y en el Congreso que apoye esta mesa, cuya única tarea exclusiva es encontrar una mediación posible”.

Podemos quiere imponerse así como partido líder de la oposición ante la delicada posición del PSOE, que en las últimas horas ha mostrado diferentes sensibilidades sobre la actuación del Gobierno en el conflicto catalán. A golpe de anuncio, Iglesias busca convertirse en símbolo de diálogo, aunque fuentes de Moncloa resaltan que la conversación con Rajoy se ha producido minutos antes del anuncio público a la prensa, que se ha producido a las 17 horas. “Pablo Iglesias ha informado esta tarde de la medida a Mariano Rajoy y y el presidente le ha dado las gracias por haberlo hecho”, destacan estas fuentes, que no muestran excesivo entusiasmo por la propuesta. Sobre su conversación con Rajoy, Iglesias ha señalado que “la conversación ha sido cordial” y que el presidente “se ha dado por enterado”.

“Lo importante es que sean mediadores reconocidos por las dos partes, que tengan legitimidad por ambas partes para iniciar esa negociación”, ha destacado el líder de En Comú Podem, Xavi Domènech, que ha subrayado que con esta mesa piden un acuerdo “de mínimos” que permita iniciar un proceso de diálogo entre ambas administraciones.

Sobre los posibles nombres para ese “equipo negociador” que “desencalle” la situación, Iglesias ha evitado plantear ninguna hipótesis y, aunque ha reconocido haber mantenido conversaciones con posibles candidatos, ha apelado a la discreción: “Si sugiriéramos a alguien estaríamos comprometiendo ese nombre. Se están produciendo muchas conversaciones”, ha deslizado el líder de Podemos, que ha señalado que “este tipo de trabajos hay que hacerlo con discreción y no conviene ponerlos encima de la mesa”. Sí ha reconocido que existen conversaciones “con muchos actores de la sociedad civil que se están moviendo tanto en el ámbito estatal como internacional, pero Gobierno y Generalitat son quienes se tienen que sentar”.

Esta referencia a la “sociedad civil” pone en la picota a asociaciones y organismos, pero también a un actor que se ha pronunciado en las últimas horas sobre el asunto: la Iglesia Católica. Este miércoles tanto Rajoy como Puigdemont han pedido la intermediación eclesiástica en el asunto y se han reunido con autoridades del Clero para pedir si apoyo, después de que la Conferencia Episcopal emitiera un comunicado pidiendo “diálogo”. Después de aquello, más de trescientos sacerdotes catalanas firmaron un manifiesto a favor del referéndum ilegal.

Outbrain