Jaume Vives calcula que ha recibido unos 10.000 tuits en las últimas 48 horas en los que “lo más bonito que me dicen es Ojalá te mueras dos veces”. El portavoz de la plataforma anti-independentista de Tabarnia, que esta semana fue el encargado de presentar al dramaturgo Albert Boadella en su paródico acto de investidura telemática desde el exilio, afirma ser “víctima de una campaña de difamación” por sus ideas. Pero no se refiere a la defensa de la unidad de España, sino a sus opiniones sobre género, religión y homosexualidad.

El periodista barcelonés reconoce que ha publicado tuits controvertidos en los que defiende planteamientos como que “El Islam y la Ideología de Género son el principal instrumento de Satanás de nuestro tiempo”. En cuanto han empezado a circular por redes sociales, varios medios de comunicación como Público y El Plural, así como varios medios independentistas, lo han calificado de “homófobo, islamófobo y machista” en sus titulares.

“Han sacado de contexto varios tuits míos para insultarme”, se defiende en la entrevista con El Independiente. “Los he escrito yo y no tengo nada que esconder”, asegura. “Pero no tienen derecho a insultarme llamándome algo que no soy”, sostiene. “Yo no odio a nadie. El problema es que están confundiendo la crítica a unas ideas con el odio a unas personas, que es el riesgo de ser políticamente incorrecto en estos tiempos”.

Acepta que los homosexuales se casen, adopten niños, y tengan los mismos derechos que las parejas heterosexuales? “No te voy a responder a eso”

En el periódico digital El Prisma, que él mismo fundó en 2011 cuando estaba en primero de carrera,este joven de 26 años ha entrevistado al ultraderechista Josep Anglada cuando era líder de la Plataforma per Catalunya, a Ignacio Arsuaga, presidente de la organización ultraconservadora HazteOír que ha patrocinado el autobús tránsfobo y varias campañas anti LGTBi, y a Rafael López-Diéguez, presidente de Alternativa Española, un partido antiabortista “en defensa de la concepción, la familia y las raíces cristianas de Europa” que concurrió a las elecciones europeas en 2014.

Vives, que en su web se define como un periodista de barba larga y descuidada, defiende que también ha entrevistado a portavoces animalistas, artistas, y diputados de Iniciativa per Catalunya Verds. “Pero esas no las están sacando”.

Uno de sus mensajes más polémicos en Twitter es uno en el que el portavoz de Tabarnia comparte un artículo homófobo de la web Hispanidad en el que se afirma que “la homosexualidad no es una enfermedad, sino una inmoralidad”. Prefiere Vives no responder a la pregunta de si está a favor del matrimonio de las personas del mismo sexo ni si considera un problema la defensa de los derechos LGTBI. “Estoy en contra de la ideología de género”, replica. “El problema es confundir la crítica a unas ideas con el odio a unas personas”.

¿Acepta que los homosexuales se casen, adopten niños, y tengan los mismos derechos que las parejas heterosexuales? “No te voy a responder a eso”, responde esquivo. “Yo no estoy contra los homosexuales ni contra la igualdad entre hombre y mujer. Homófobo es el que odia a los homosexuales. Y yo no odio a nadie.” Y añade: “Jamás he despreciado ni odiado a alguien. Respeto a todo el mundo, sea hombre, sea mujer, sea homosexual… Tengo amigos homosexuales y uno de los testigos de mi boda era independentista. Yo respeto a todo el mundo, sea comunista, anarquista, del Partido Popular o independentista”.

Tuit Jaume Vives

Tuit de Jaume Vives, portavoz de Tabarnia, contra “el Islam y la ideología de género”

Jaume Vives, que saltó a la fama por boicotear las caceroladas poniendo música de Manolo Escobar a todo volumen durante las reivindicaciones independentistas, reconoce que en los últimos días “lo ha pasado muy mal porque ha sido duro recibir tantos insultos. Me dicen homófobo porque he criticado la ideología de género. Pero una cosa es criticar y debatir y otra faltar al respeto, que es lo que han hecho conmigo”.

Ideología de Género

“Los que me han acusado de machista ni siquiera se han molestado en contrastarlo conmigo. No estoy contra el feminismo”, aclara. “Hombres y mujeres tenemos los mismos derechos, la misma dignidad”.Vives añade: “Mi mujer no necesita permiso para salir de casa, pero si viviera en algunos países islámicos sí lo necesitaría”. Y añade: “Te daría el teléfono de mi mujer para que lo hablaras con ella, pero no la quiero someter al escarnio público que me han sometido a mí”.

“Que haya 10.000 personas insultándome a la vez es duro. Ya tienen lo que querían: un enemigo… Pero si lo que intentaban era callarme, han conseguido todo lo contrario”

Prefiere Vives no entrar a definir lo que denomina “la ideología de género”, que para él “está muy claro: Basta con leer a Simone de Beauvoir para ver a lo que me refiero”. Eso sí, aunque prefiere no definirla el portavoz de Tabarnia reconoce haberla comparado con Satán. “La ideología de género son muchas cosas…  como ver la maternidad como algo negativo”, comenta por toda aclaración. En sus tuits se repite el argumento. 

Críticas al Islam

Vives ha hecho dos viajes periodísticos a Líbano e Irak y, además de producir y co-dirigir un documental sobre la persecución a los cristianos, ha escrito el libro Viaje al terror del estado islámico. “Estamos preparando el segundo documental y lo hacemos sin subvenciones de ningún tipo, con la ayuda de particulares”, explica este joven que se declara orgulloso de venir de una familia católica. “Gente que no sabe lo que es la Iglesia me pregunta si soy del Opus. No lo soy, pero conozco gente maravillosa en la Obra”, aclara.

No le cuesta reconocer que en sus redes sociales ha sido muy crítico con el Islam. “Me llaman islamófobo por ello, ¿pero acaso existe una palabra para la gente que critica la religión católica? No. ¿Yo como católico me tendría que sentir odiado por la gente que critica la religión católica? Nadie dice nada cuando se critica a los católicos”.

Vives, que aclara que también tiene amigos musulmanes, dice que le “sorprende que sea gratis criticar la religión católica pero que por criticar el islam seas islamófobo. Yo he estado en Irak y en Líbano y creo que sé de lo que hablo, pero mi crítica no tiene nada que ver con el odio ni con el desprecio”. 

“El islam es una religión de la guerra. No me retracto. Y los que se escandalizan por esas críticas al islam demuestran que no se han leído el Corán“, opina.

“Una cosa es criticar y otra faltar al respeto, que es lo que han hecho conmigo estos días”, afirma Vives, que dice haber recibido mucho tuit insultándole y deseándole la muerte de cuentas de cero seguidores. “No pienso denunciar, porque me da igual lo que me digan, pero está claro que hay una campaña mediática para acabar con Tabarnia. Y como al proyecto no ven la manera de atacarlo, van a por el pardillo de Jaume, porque han visto que soy blanco fácil: como lo de la corrección politíca no me va, cogen unos cuantos tuits y me lanzan a la hoguera”. 

Tabarnia le apoya

“No me arrepiento para nada de haberme convertido en personaje público”, afirma con vehemencia. “Me importa una mierda lo que puedan decir de mí. Me han convertido en el enemigo público número uno. Pero no me arrepiento de ser portavoz de Tabarnia ni de pensar lo que pienso”.

El propio Vives reconoce que a raíz de las informaciones que han publicado varios medios independentistas y los “ataques sistemáticos en las redes sociales” de estos días le ha preocupado que esto pueda hacer daño a la causa tabarnesa.

“Si queréis doy un paso al lado’, les dijo al equipo de Tabarnia, “pero me respondieron que estuviera tranquilo, que si no me hubieran sacado esto nos habrían sacado otra cosa”.

“Llamé al equipo de Tabarnia cuando empecé a ver movimiento para comentarles que esto podía traernos problemas”, explica. “Si queréis doy un paso al lado’, les dije, pero me respondieron que estuviera tranquilo, que si no me hubieran sacado esto nos habrían sacado otra cosa”.

“En Tabarnia no tenemos detrás ninguna organización como la ANC ni Omnium, ni nos paga el Gobierno ni tenemos cuota de socios”, afirma para explicar que convertirse en portavoz de Tabarnia lo hace sin retribución alguna. “En un futuro tendremos que crear una estructura que no va a financiarla nadie más que el pueblo. Y si tengo que pagar pagaré y si tengo que jugarme mi imagen pública me la juego”, comenta. “Ha habido contra mí mucho tuit agresivo de cuentas de cero seguidores que parecen bots organizados. Hay una campaña mediática para acabar con Tabarnia que no tiene que ver con lo que yo piense”. 

Reconoce Vives que “está siendo duro” y ha pasado los últimos dos días bastante mal. “Que haya 10.000 personas insultándome a la vez, me llamen hijo de puta y digan que ojalá me muera es duro. Ya tienen lo que querían: un enemigo… Pero si lo que intentaban era callarme, han conseguido todo lo contrario”. 

Prefiere quedarse con lo positivo: “No solo he recibido insultos estos días, también muchísimos mensajes de apoyo”, asegura el barcelonés. “La gente que apoya Tabarnia lo ve como una campaña de difamación”. Sin embargo, en las redes sociales, que es al fin y al cabo donde el movimiento de Tabarnia cobra su fuerza a raíz del 21-D, han empezado también a moverse muchos tuits de seguidores de la causa anti-independentista que se dicen decepcionados con Jaume Vives porque no se identifican con la ideología de su portavoz.

¿No teme que sus opiniones resulten decepcionantes para mucha gente que simpatizaba con Tabarnia?  “No toda la gente que trabajamos para Tabarnia pensamos igual, hay pluralidad de ideas y opiniones, incluida la mía”, concluye. Solo que la suya es, ni más ni menos, que la de su portavoz.