La juez de Michigan Rosemarie Aquilina ha sentenciado este miércoles a 175 años de prisión por abusos sexuales a Larry Nassar, ex doctor del equipo olímpico de gimnasia de los Estados Unidos, un cargo que mantuvo entre 1996 y 2014. Durante ese período, más de 150 gimnastas han asegurado que sufrieron abusos sexuales por parte de Nassar, en quien confiaban «plenamente» y quien las sometía a abusos de toda clase haciéndolos pasar por tratamientos médicos comunes.

En una durísima lectura de su decisión, la juez Aquilina le ha dicho a Nassar que «sigue siendo un peligro». «No mereces salir de una prisión jamás», le ha dicho al criminal condenado justo antes de comunicarle su sentencia, de entre 40 y 175 años de prisión. «Acabo de firmar tu sentencia de muerte», ha concluido, mientras afloraban las lágrimas entre las cientos de víctimas de Nassar que en los últimos días han testificado en el juicio.

En una escueta intervención antes de conocer su sentencia, Nassar se dirigió a las atletas y aseguró que «no hay palabras» para describir su arrepentimiento. Aseguró que el testimonio de las víctimas le había «sacudido hasta lo más profundo» y manifestó que guardará sus palabras «por el resto de mis días».

‘Esto no es un circo, es tu infierno’

La defensa de Nassar, sin embargo, ha insistido durante las sesiones en que el caso se había convertido en un «circo mediático». La contundencia de las víctimas, sin embargo, ha contrarrestado al argumento del abusador condenado: «Esto no es un circo, es tu infierno, y espero que te quemes en él», le dijo Alexis Alvarado, una de las víctimas que han declarado ante su ex doctor. La propia juez Aquilina cortó de raíz el argumento de la defensa de Nassar: «Nada es tan duro como lo que soportaron sus víctimas durante cientos de horas».

Algunas de las declaraciones que estos días se han escuchado en el juicio han tenido un especial peso simbólico. Fue el caso del testimonio de Aly Raisman, estrella del equipo nacional, tres veces oro olímpico y dos veces campeona mundial.

La estrella Aly Raisman, durante el juicio: ‘No descansaré hasta que todo rastro de tu influencia en este mundo haya terminado como el cáncer que es’

Ante un Nassar que permaneció continuamente mirando al suelo, sin enfrentarse a la mirada de sus víctimas, Raisman protagonizó el monólogo más duro de los que se han escuchado: «Tenías la confianza de muchas atletas y de sus familias. Estoy aquí para que veas mi fuerza, para que veas que soy una superviviente y que ya no soy una niña a la que manipular. ¿Piensas que esto es duro para ti? Imagina lo que es para nosotras ser una niña inocente, en un país extranjero, que llamen a la puerta y seas tú el médico que nos debe tratar. Yo no quería estar ahí, pero no tenía ninguna opción, el tratamiento contigo era obligatorio y lo aprovechaste. Nunca me curaste. Me provocaste dolor físico, mental y emocional. Me sentía culpable porque tú eras el médico y asumí que yo era el problema, no me permitía pensar que el problema eras tú. Imagina que no tienes poder ni voz. ¿Sabes qué, Larry? Ahora yo tengo ambas, y sólo acabo de empezar a usarlas. Mereces una vida de sufrimiento. No descansaré hasta que todo rastro de tu influencia en este mundo haya terminado como el cáncer que es».

Durante el juicio han sido constantes las imágenes de víctimas que se derrumbaban durante su testimonio. También la crudeza con la que en cada ocasión ha intervenido la juez Aquilina para tranquilizarlas. «El monstruo que se aprovechó de vosotras se va a marchitar en la cárcel», le dijo desde la tribuna a Jade Capua, una de las víctimas.

El currículum del acosador

Larry Nassar fue el coordinador médico del equipo olímpico de gimnasia de los Estados Unidos entre 1996 y 2014. Sin embargo, como licenciado en kinesiología, había trabajado como entrenador en esta federación desde 1986. Antes, también trabajó con los equipos de fútbol americano y atletismo de la Universidad de Michigan.

Nassar ha sido encontrado culpable de abusar de más de 150 menores de edad durante ambos períodos. Además, fue arrestado en diciembre de 2016 durante un registro en el que los agentes del FBI encontraron más de 37.000 imágenes de pornografía infantil, y un vídeo suyo abusando de una menor.