En el año 2010, la filtración masiva de documentos a través de WikiLeaks sacó a la luz las comunicaciones de las embajadas norteamericanas en todo el mundo durante las últimas cuatro décadas. Una cantidad ingente de cables que reflejaban las ideas de la diplomacia norteamericana sobre absolutamente todos los acontecimientos ocurridos en el mundo durante ese tiempo. España, por supuesto, no se libró de la fuga de información. En la base de datos de la plataforma liderada por Julian Assange hay 55.000 cables emitidos desde España o dirigidos hacia las delegaciones de Estados Unidos en nuestro país. Y casi 40.000 más que nos mencionan en comunicaciones entre terceras partes.

Buena parte de esos documentos retratan la monitorización que Estados Unidos llevó a cabo durante los últimos años de la dictadura franquista y, especialmente, durante el proceso de Transición. Con Manuel Fraga como elemento decisivo. Uno de los cables relata con detalle la conversación que mantuvieron un mes después de la muerte de Franco el embajador norteamericano, Horacio Rivero, y el entonces ministro del Interior.

Estados Unidos y el rol del Partido Comunista

Rivero asegura que conversar con Fraga es como “atravesar un túnel del viento”. “Es un hombre intenso y enérgico y, obviamente, ha asumido la mayor responsabilidad de hacer evolucionar a España hacia una sociedad más democrática”, regala el diplomático, en un cable en el que muestra su acuerdo con Fraga en un asunto importante: “En la Transición no puede haber lugar para el Partido Comunista”. Una prueba de que los documentos mostraban intenciones o fotos fijas en un momento preciso, pero no siempre sirven como pronóstico infalible de lo que después sucedería.

En una conversación entre el embajador y Fraga, ambos coincidieron en algo: ‘En la Transición no puede haber lugar para el PC’

Otro ejemplo de esto son las advertencias que el embajador hace al Departamento de Estado en varios cables, meses antes de la muerte del dictador, ante el empeoramiento de su estado de salud: si al funeral de Franco no acuden el presidente Nixon, su mujer o el vicepresidente de los Estados Unidos, el país podría perder sus bases en España. Ninguno acudió, y las bases continuaron en su sitio. De hecho, las únicas figuras internacionales de renombre que acudieron al entierro fueron Augusto Pinochet, el rey Hussein de Jordania y el príncipe Rainiero de Mónaco.

Las comunicaciones de la embajada norteamericana también dieron cuenta de la división en el gobierno de Arias Navarro a consecuencia de la ejecución de Salvador Puig Antich, en marzo de 1974. Del mismo modo, expusieron el relevante rol de enlace informativo que jugó el ex presidente de la agencia Europa Press, José Mario Armero.

Admiración por Rubalcaba y desdén hacia Rajoy

Este tipo de apreciaciones políticas se extienden prácticamente hasta nuestros días, pasando especialmente por los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004. La embajada norteamericana sostenía en sus comunicaciones que la victoria del PSOE en aquellas elecciones se debió a la “pobre gestión” del PP tras los ataques, aunque calificaba a Zapatero como un “presidente a corto plazo”, con ideales propios de una izquierda “trasnochada y romántica”.

Uno de los políticos mejor valorados por al diplomacia americana era Rubalcaba: ‘Capaz, serio y encantador’

Los diplomáticos norteamericanos tenían mucho mejor opinión sobre Alfredo Pérez Rubalcaba. Decían de él que era “muy capaz, serio y encantador”. “El miembro más impactante del Gobierno”, glosaban sobre el que luego fue secretario general del PSOE. La opinión era también muy buena sobre el rey Juan Carlos, a quien instaban a “ganarse” en sus comunicaciones con Washington.

De los cables filtrados tampoco salía especialmente bien parado Mariano Rajoy. “Creemos que su longevidad en el cargo se debe a la ausencia de un sucesor creíble”, decían los documentos tras sus derrotas electorales de 2004 y 2008. Unas notas en las que se intuye la influencia sobre el embajador de la opinión de Alberto Ruiz Gallardón, con quien dejan entrever una gran relación. Según las actas de las conversaciones enviadas a Washington, el propio Gallardón llega a confesarle al embajador en 2008, tres días después de las elecciones generales, que si Rajoy continuaba al frente del partido era porque “simplemente no hay ninguna otra opción creíble”.

El ‘caso Couso’ y los vuelos de la CIA

Pero más allá de las opiniones personales del embajador y su staff sobre la clase política española, las comunicaciones filtradas hacían referencia también a temas mucho más concretos. Uno de los más polémicos tras su descubrimiento fue el de los cables relativos al caso José Couso, el operador de cámara asesinado en Bagdad (Irak), en el año 2003, cuando el ejército estadounidense abrió fuego contra el hotel en el que se alojaba parte de la prensa extranjera que cubría el conflicto.

Las revelaciones de WikiLeaks sobre el ‘caso Couso’ llevaron a la familia del periodista asesinado a acudir a los tribunales

En España, el juez Pedraz impulsó varias investigaciones para llevar ante la justicia a los autores de la muerte de Couso, en una operación que fue vista con preocupación en los Estados Unidos. La embajada en Madrid dedicó decenas de cables al asunto, en los que informaba de los avances del caso, de su tratamiento mediático y de la actitud del propio juez Pedraz, al que describían como enormemente comprometido con la causa. En esos documentos, que la familia de Couso llevó a los tribunales por suponer una posible interferencia en la investigación, la embajada alardeaba de la complicidad de ministros y fiscales para no actuar en el caso. Tanto el gobierno del PSOE como la propia Fiscalía siempre defendieron sus actuaciones en lo relativo a este caso.

El Partido Socialista también se vio salpicado por los cables relativos a los vuelos de la CIA que, transportando a prisioneros talibanes y de Al Qaeda hacia Guantánamo o sus bases en Irak y Afganistán, hacían escala en España. Especialmente tras el informe del Consejo de Europa del año 2006, en el que acusaba a un grupo de gobiernos, entre ellos el español, de complicidad con las posibles prácticas contra los derechos humanos que se daban en estos traslados.

La vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, se reunió según estos cables con el embajador norteamericano para transmitirle que, pese a que España no ponía objeciones a los vuelos, el Ejecutivo se conformaba con ser informado de ellos para que otro informe con el del Consejo no le pillara “en fuera de juego”. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, confió al embajador que el gobierno de Zapatero pretendía dar a esta polémica “el perfil más bajo posible”. Según un informe de Amnistía Internacional presentado en el año 2009, en España se documentaron hasta 68 de estas escalas potencialmente conflictivas.