No podrá ser. El Parlamento Vasco no ha podido aprobar una declaración institucional con motivo del final de ETA y en apoyo a las víctimas de la banda terrorista al oponerse EH Bildu a respaldarla. El documento había sido remitido el pasado lunes a instancia del Partido Socialista de Euskadi a todas las formaciones políticas a la espera de su apoyo de cara al pleno parlamentario previsto para mañana en la Cámara de Vitoria. El texto, que debe ser suscrito por unanimidad, contaba con el voto a favor de PNV, Podemos y el PP, además del proponente. Sin embargo,  EH Bildu se ha negado a respaldarlo y vetando así la declaración institucional.

El documento, de cuatro puntos y deliberadamente “escueto” según el PSE, en aras a recabar el respaldo de todos los partidos, afirma que la Cámara de Vitoria “comparte el alivio de la sociedad vasca” ante la desaparición de ETA. En su segundo punto se afirma que el Parlamento vasco reitera su compromiso inequívoco “de verdad, justicia y reparación” que reclaman las víctimas del terrorismo “a partir del reconocimiento del daño injusto causado”.

También se asegura que la construcción de una memoria “plural y compartida” se ha de basar en un “rechazo público a cualquier forma de terrorismo o violencia y a su legitimación o justificación”. El último de los puntos incluso apelaba a la oportunidad de que a partir de ahora y con el objetivo de reinserción previsto en la ley y “asumiendo la injusticia de su actividad” los presos de ETA se puedan acoger a “las posibilidades que les ofrece la legalidad penitenciaria”.

Ante este texto la izquierda abertzale ha afirmado que actualmente no existe un acuerdo suficiente respecto a esta cuestión y que el PSE pese a ser consciente de ello ha insistido en presentar la propuesta. Por tanto, señalan, no cabe la aprobación de una declaración institucional por el pleno de la Cámara y remiten a la ponencia de Memoria del Parlamento para abordar la cuestión.

10.000 simpatizantes de Bildu

Fuentes del PSE recuerdan que la propia izquierda abertzale ha calificado de “histórico” el paso dado por ETA y por tanto es difícil de entender que no se pueda apoyar que la institución que representa a la ciudadanía, el Parlamento Vasco, se pronuncie sobre el final de una banda terrorista que ha marcado la vida de los vascos los últimos 59 años. Señalan que pese a que el texto no era el que cada una de las formaciones hubiese presentado se ha pretendido que sea “deliberadamente escueto” y con principios básicos para lograr la adhesión de todos. En el PP finalmente los han respaldado pese a considerar que “podía ser mejorable”.

Precisamente la izquierda abertzale ha presentado hoy un acto multitudinario para el próximo sábado día 19 en Bilbao en el que pretende reunir a 10.000 simpatizantes en un pabellón de la capital vizcaína. El acto se ha presentado en con la presencia de históricos dirigentes de Herri Batasuna como Itziar Aizpurua e Iñaki Olalde, el ex preso de ETA y ex parlamentario, Jon Salaberria, la dirigente de la organización juvenil Ernai Lur Albizu y los secretarios de Sortu en Navarra, Bizkaia y el País Vasco francés, Miren Zabaleta, Ibon Arbulu y Eneko Aldama, respectivamente. Sortu no ha anunciado quiénes serán los oradores en el mitin y solo ha confirmado que asistirán dirigentes de partidos que han sido aliados tradicionales de la izquierda abertzale, como el Sinn Fein y Corsica Libera.

En su intervención de hoy, Zabaleta ha afirmado que la disolución de ETA ha “abierto un nuevo horizonte de futuro” en el que Sortu tratará de “impulsar una paz justa, democrática e integral”. La dirigente de Sortu ha advertido de que “con la disolución de ETA no desaparece el conflicto político” entre Euskal Herria y un Estado español “incapaz, autoritario y negacionista de los derechos” de Euskadi a “decidir libre y democráticamente su futuro”.