Carles Puigdemont ha convocado mañana en Berlín a la cúpula independentista para anunciar quien será la persona escogida para someterse a la investidura la próxima semana y convertirse así en el próximo presidente de la Generalitat. Un candidato que Puigdemont ha decidido en solitario y que ahora deben aceptar su núcleo duro en JxCat, el PDCat y ERC.

La dirección del PDCat ha confirmado ya que su presidenta, Neus Munté, la coordinadora general, Marta Pascal, y la presidenta del Consell Nacional, Mercé Conesa, se reunirán mañana en Berlín con el líder electoral del partido para conocer su decisión. Una elección en la que habrá pesado sobre todo la fidelidad del escogido al propio Puigdemont y la condición de asumir que se trata de una «presidencia provisional» a la espera de que se resuelva el futuro judicial de Puigdemont y la convocatoria de unas eventuales nuevas elecciones a lo largo de 2019.

Entre los nombres que más suenan en las quinielas de las últimas horas se ha destacado el del ex presidente de Ómnium Quim Torra, que se suma a los de Josep Costa, Ferran Mascarell y Antoni Morral, junto a una cada vez más descartada Elsa Artadi.

La líder del grupo parlamentario sigue inmersa, por su parte, en las negociaciones con la dirección de ERC, liderada por Pere Aragonés, sobre la composición del nuevo gobierno. Un ejecutivo en el que el reparto de carteras entre JxCat y ERC se cerró práticamente en enero, a la espera de conocer quien ocuparía la presidencia, y que cada vez tiene más nombres confirmados.

Se mantiene el reparto de consellerias al cincuenta por ciento, con Artadi como
Está previsto que el líder de JxCat comunique a la cúpula de su partido la decisión sobre el nombre del cuarto candidato, que sería investido en un pleno a dos vueltas -por la abstención de la CUP- previsiblemente entre el lunes y el miércoles.

Fuentes soberanistas consultadas por Efe sitúan a Quim Torra como uno de los candidatos a president con más números, aunque en los últimos días también ha sonado para el puesto Josep Costa, así como Elsa Artadi, Antoni Morral, Marta Madrenas o Ferran Mascarell.

Mientras tanto, JxCat y ERC perfilan las carteras del futuro Govern, que no estará cerrado hasta conocer quién será finalmente el presidente de la Generalitat.

Fuentes soberanistas consultadas por Efe apuntan que las dos personas que previsiblemente tendrán más peso en el Govern por detrás del president son Elsa Artadi (JxCat), que podría ser consellera de Presidencia, y Pere Aragonès, el hombre fuerte de ERC como vicepresidente y conseller de Economía.

JxCat y ERC se reparten al 50 por ciento las carteras del Govern, y en la parte de las consellerías en manos de la lista de Puigdemont habrá también miembros del PDeCAT.

Así, diversas fuentes de la formación heredera de CDC sitúan al expresidente de la Asociación Catalana de Municipios y exalcalde de Premià de Mar (Barcelona), Miquel Buch, como conseller de Interior, y también tiene números para ingresar al Govern el alcalde de Mollerusa (Lleida), Marc Solsona, que recalaría en Gobernación.

El alcalde de Valls (Tarragona), Albert Batet, que es una de las personas más cercanas a Puigdemont, podría ser conseller de Territorio, aunque no es descartable que se quede en el Parlament como una de las figuras de peso del grupo de JxCat.

La número cinco de la lista y exdirectora de la Institució de les Lletres Catalanes, Laura Borràs, se perfila como consellera de Cultura, mientras que el eurodiputado del PDeCAT Ramon Tremosa podría ser titular de Empresa, según ha avanzado La Vanguardia.

Tremosa debería renunciar a su acta de diputado en el Parlamento Europeo a un año de las elecciones comunitarias, lo que dejaría al PDeCAT sin ningún representante ya que el siguiente de la lista es de Coalición Canaria.

Si bien JxCat ha enarbolado la bandera de la restitución de los cargos cesados por el 155, fuentes soberanistas apuntan que a nivel práctico no se restituirá ningún conseller -la mayoría están en prisión o en el extranjero-, sin perjuicio de que pueda haber un reconocimiento simbólico.

ERC, en cambio, siempre ha apostado por consellers que puedan desempeñar el cargo de forma efectiva y, además de Pere Aragonés en Vicepresidencia, incorporaría a la diputada en el Congreso Ester Capella como titular de Justicia, y Teresa Jordà en Agricultura.

En cuanto a Salud, Esquerra quiere dar continuidad a la labor de Antoni Comín (en Bruselas) y, por eso, tiene números el director del CatSalut, David Elvira, aunque también suena Joan Ignasi Elena, que dirigió el Pacte Nacional por el Referéndum.

A Esquerra también le corresponde Enseñanza, para el que podría recurrir al exconseller Josep Bargalló -según La Vanguardia-, mientras que la cartera de Asuntos Exteriores aún es una incógnita