Política

Millo pide a los alcaldes catalanes "neutralidad" para evitar "enfrentamientos entre ciudadanos"

"En los últimos meses, las calles y plazas de nuestros municipios, e incluso las fachadas de algunos edificios públicos, están siendo ocupados por esta simbología partidista"

Cruces amarillas colocadas en varias playas de Barcelona en apoyo a los presos independentistas.

Cruces amarillas colocadas en varias playas de Barcelona en apoyo a los presos independentistas.

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha enviado una carta a los alcaldes de Cataluña pidiéndoles que «mantengan la neutralidad en la gestión de los espacios públicos» que gestionan, para evitar los «enfrentamientos entre ciudadanos» que han sucedido estos días en algunos municipios. En la misiva, Millo recuerda que el artículo 103 de la Constitución «consagra el principio de neutralidad de la actuación de todas las administraciones públicas al establecer que su actuación sirve con objetividad a los intereses generales, con pleno sometimiento a la ley y al derecho».

«La garantía de este principio resulta particularmente importante en todo aquello que respecta a la presencia de banderas, pancartas y símbolos de carácter partidista de diferentes ideologías en espacios públicos de titularidad municipal», señala. El delegado del Gobierno incide en que «en los últimos meses, las calles y plazas de nuestros municipios, e incluso las fachadas de algunos edificios públicos, están siendo ocupados por esta simbología partidista. En los últimos días, este fenómeno se ha ido extendiendo a otros ámbitos como son las playas del litoral«.

Los ayuntamientos, apunta Millo, «tienen que mantener esta neutralidad en la gestión de los espacios públicos de los que son competentes y responsables. Estos espacios son de todos los ciudadanos y no solo de aquellos que expresan una determinada opción política, sea cual sea». En este sentido, avisa de que «el incumplimiento de esta objetividad y neutralidad en la ocupación de determinados espacios públicos ha producido, en algunos casos, una ruptura de la convivencia, que incluso ha acabado derivando, en ocasiones, en enfrentamientos entre los ciudadanos».

«Estoy convencido de que convendrás conmigo en que lo más importante es velar por la convivencia en nuestros municipios, una tarea en la que los ayuntamientos tenéis una responsabilidad fundamental como garantes de la neutralidad de los espacios públicos y con la obligación de no permitir su ocupación con símbolos que puedan acabar perjudicándola», sentencia Millo en la carta.

Tres activistas que custodiaban en la playa de Canet de Mar (Barcelona) cruces amarillas en apoyo a los políticos independentistas presos sufrieron ayer lesiones leves en un enfrentamiento con un grupo de personas que las retiraron. En este sentido, el Ayuntamiento de Canet de Mar, según ha anunciado su alcaldesa, Blanca Arbell, interpondrá una denuncia contra los «ultras» que causaron esos tres heridos leves al intentar retirar de la playa las cruces amarillas.

Se da el caso de que las decenas de cruces amarillas con las que ciudadanos partidarios de la independencia llenaron también el domingo una playa de la localidad gerundense de Llafranc generó enfrentamientos verbales entre partidarios y detractores de estas acciones que promueven los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR).

Comentar ()