Ha ocurrido de madrugada y cuando el centro estaba cerrado. La Casa de la Cultura Vasca de Madrid ha amanecido esta mañana con pintadas en su puerta y fachada principal cuya autoría es de las juventudes de la Falange española. Los responsables del centro, conocido como Hogar vasco o Euskal Etxea ubicado en la calle Jovellanos de Madrid, ha descubierto esta mañana que en la fachada aparecía una pintada «Fuera ETA», así como las siglas de las Juventudes de la Falange Española «JFE» y el símbolo de la falange. Además, en la puerta había sido arrojada pintura roja y en la acera de acceso, la figura de un cuerpo pintado de amarillo.

Responsables de la Euskal Etxea aseguran a ‘El independiente’ que el ataque se ha tenido que producir entre las 00.45 horas de la noche, cuando se procedió a cerrar el centro, y las  9.00 de esta mañana, cuando se ha abierto por parte del conserje que ha sido quien ha descubierto las pintadas. Hacía años que el Centro de la Cultura Vasca en Madrid no sufría ataques de este tipo. La policía ha acudido al lugar a primera hora de la mañana para levantar acta de lo sucedido. Desde el Euskal Etxea se apunta a que se estudia si presentar una denuncia.

Uno de los portavoces de Euskal Etxea Julio Elejalde ha asegurado que el ataque es el más grave que se ha producido desde hace años. Afirma que hace alrededor de una década que el centro no sufría este tipo de agresiones. Recuerda como hace más de veinte años, cuando el orfeón actuaba, «solían venir en ocasiones grupos de extrema derecha», pero que desde entonces no había vuelto a suceder algo como lo acaecido esta mañana.

La agresión se produce un día después de que el PNV apoyara los presupuesto del PP en el Congreso de los Diputados y que suponen un alivió para la continuidad del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Una agresión que además incorpora un reproche a ETA por parte de las JFE que tradicionalmente han cuestionado la cercanía del PNV con el entorno radical. La amenaza llega tres semanas después de que el presidente del PNV encabezara la delegación que acudió a Cambo (Francia) para asistir al acto que certificó la disolución de la banda terrorista.

La Euskal Etxea de Madrid cuenta con alrededor de 1.500 socios. En sus instalaciones se incluyen una cafetería, una sociedad gastronómica, así como diversas salas donde se ofrecen cursos de euskera, danzas o canto.