El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este domingo durante su participación en un coloquio en Escocia que «hay posibilidades reales de abrir un diálogo claro y fuerte con el Gobierno». Ello a pesar de que, en su opinión, «el cielo está oscuro» en lo referente a esa posibilidad.

Puigdemont ha participado en el foro Beyond Borders, donde ha pretendido situar a Cataluña como referente internacional para las causas independentistas, antes de lanzar un aviso: «La mayoría de conflictos violentos desde la Segunda Guerra Mundial tienen su origen en la denegación del derecho a la autodeterminación de la gente».

Precisamente, el expresidente catalán ha manifestado que Pedro Sánchez tiene la «oportunidad», a partir del mes de septiembre, de hacer «propuestas concretas» al independentismo sobre el derecho a la autodeterminación.

«Sánchez tiene la oportunidad de explicar, no sólo de usar un nuevo vocabulario y cambiar el clima político, que obviamente ya ha cambiado de forma positiva, sino de hacer algo concreto y de poner algo claro sobre la mesa para permitir una discusión política sobre el asunto central que es el derecho de autodeterminación», ha dicho el político, que permanece fuera de España para eludir la acción de la justicia por su rol en la Declaración Unilateral de Independencia, a la que se ha referido para asegurar que «nunca la suspendería».

Antes de participar en el acto, Carles Puigdemont ha calificado de «correcta» la posición del Gobierno de Pedro Sánchez, que ha decidido no actuar como defensa del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, en la demanda presentada en Bélgica contra él por el propio Puigdemont.