La delegación del Gobierno en Navarra ha prohibido el acto de homenaje a dos miembros de ETA y tres integrantes de los FRAP (Frente revolucionario Antifascista y Patriota) fusilados por el régimen franquista el 27 de septiembre de 1975 previsto para esta tarde en Pamplona. La decisión se adopta al considerar que se trata de un acto que podría incurrir en un delito de “enaltecimiento del terrorismo” al promover el acto con un cartel en el que se muestra la imagen de los cinco homenajeados para alabar o justificar “las actividades delictivas que cometieron y por las que fueron condenados”.

El acto ha sido convocado por la asociación ‘Ahaztuak 1936-77’ (Olvidados 1936-77), que anualmente lleva a cabo un acto de recuerdo a los “luchadores antifascistas y a todas las víctimas del régimen franquista”. El homenaje fue también prohibido en 2014 y en 2015 pero en los dos últimos años, en cambio, fue permitido.

El acto tenía previsto homenajear a los dos miembros de ETA, Juan Paredes ‘Txiki’ y Angel Otaegi, así como a los tres integrantes del FRAP, Ramón García, José Luis Sánchez Bravo y José Humberto Baena. La jornada ideada para hoy incluía, además del homenaje esta tarde ante el Ayuntamiento de Pamplona, actos de recuerdo en los cementerios de Zarauz (Guipúzcoa), Derio (Vizcaya) y Vitoria. Una convocatoria que se ha realizado bajo el lema “Todos debemos dar algo para que unos poco no tengan que darlo todo”.

Apología a la «resistencia»

Desde la asociación convocante se ha emitido un manifiesto rechazando la prohibición asegurando que lejos de tratarse de un acto de apología del terrorismo, en realidad de lo que se trata es de un acto de “apología de la resistencia antifascista”.

‘Txiki’ fue militante de ETA político militar durante la dictadura. Fue detenido por su participación en el atraco a la sucursal del Banco de Santander de la calle Caspe de Barcelona el 6 de junio. En dicho atraco, a causa de un tiroteo, murió el cabo primero de la Policía Armada Ovidio Díaz López. Un Consejo de Guerra sumarísimo, que se celebró el 19 de septiembre en el Gobierno Militar de Barcelona lo condenó a muerte. Fue ejecutado ocho días después.

De igual modo, su compañero de militancia Ángel Otaegi había sido detenido apenas un año antes, el 18 de noviembre de 1974 acusado de participar en el atentado que costó la vida a Gregorio Posadas Zurrón, cabo primero de la Guardia Civil, ocurrido en Azpeitia el 3 de abril de ese mismo año. A Otaegi se le acusó de facilitar la información sobre la víctima. Fue juzgado en un consejo de guerra que se celebró en el Regimiento de Artillería de Campaña número 63, en Castillo del Val (Burgos), el 29 de agosto de 1975 y se le condenó como culpable de participación directa en el atentado.

Su condena a muerte, como las de ‘Txiki’ y los tres militantes del FRAP, fueron ratificadas en el Consejo de Ministros presidido por Francisco Franco. Esas ejecuciones levantaron una ola de protestas y condenas contra el Gobierno dentro y fuera del país.