JxCat y ERC han registrado este miércoles una propuesta a favor del diálogo Estado-Generalitat que rebaja ostensiblemente las exigencias planteadas por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en su intervención inicial del Debate de Política General. La resolución pactada por ambos grupos titulada “Diálogo y negociación con el Estado” insta a “seguir explorando todas las vías de diálogo” para un “referéndum acordado, vinculante y reconocido internacionalmente que respete el derecho a decidir” de los catalanes.

El texto no incluye ningún plazo para conseguir esta votación. Tampoco lo hace, de hecho, la carta remitida por Torra al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que le conmina a reunirse en las próximas semanas para profundizar en el diálogo entre ambas administraciones, sin referirse al ultimátum explicitado ayer.

Torra aseguró ayer ante el Pleno que “el pueblo catalán no tiene una paciencia infinita” y exigió a Pedro Sánchez que presente antes de noviembre una propuesta concreta para celebrar un referéndum pactado y vinculante sobre la independencia de Cataluña o “el independentismo no podrá seguir garantizando la estabilidad parlamentaria” del Gobierno. Una amenaza a la que el Gobierno respondió apenas media hora después a través de su portavoz, Isabel Celaá, aclarando que sólo hablarán de autonomía, no de independencia.

Un ultimátum que Torra lanzó ayer sin haber pactado la fecha con sus socios de Esquerra, tal como reconoció después el presidente de su grupo parlamentario, Sergi Sabrià. Y que hoy ha cuestionado el portavoz republicano en el Congreso, Gabriel Rufián, en un irónico mensaje en las redes en el que advertía que “los ultimátum los carga el diablo”.

El texto pactado hoy por Esquerra y JxCat reivindica de nuevo un diálogo “de igual a igual, sin condiciones ni renuncias, como base de una negociación” para resolver el conflicto político en Catalunya. En su parte propositiva, exige una negociación bilateral entre ambas instituciones, como de hecho ya se ha institucionalizado con la puesta en marcha de las comisiones bilaterales.

La resolución exige además al Gobierno que “haga efectivos los traspasos, inversiones y financiación pendientes”, insta a negociar la flexibilización de los objetivos de déficit y la regla del gasto para aumentar el techo de gasto de la Generalitat, medida que el PSOE ya ha incluido en el proyecto de presupuestos que Jxcat y ERC amenazan con no votar, y reclama la retirada de todos los recursos de inconstitucionalidad a leyes aprobadas por el Parlament “y la rectificación de la estrategia de asfixia financiera que ha supuesto la suspensión sistemática de nuevos impuestos”.