Política

La Fiscalía pide ampliar a otro delito la investigación al hijo de Conde-Pumpido

El hijo del magistrado ha declarado como imputado por blanquear dinero vinculado a la prostitución a través de un chiringuito financiero

Los cuatro nuevos magistrados del Tribunal Constitucional Ricardo Enríquez (i), Alfredo Montoya (2i), Cándido Conde-Pumpido (2d) y María Luisa Balaguer (d),

Los cuatro nuevos magistrados del Tribunal Constitucional Ricardo Enríquez (i), Alfredo Montoya (2i), Cándido Conde-Pumpido (2d) y María Luisa Balaguer (d), EFE

La Fiscalía ha pedido ampliar a un delito de alzamiento de bienes la investigación al abogado Cándido Conde-Pumpido, hijo del ex fiscal general del Estado del mismo nombre, que hoy ha declarado como imputado por blanquear dinero vinculado a la prostitución a través de un chiringuito financiero.

El fiscal del caso ha hecho esta petición al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata durante la toma de declaración para poder interrogarle al respecto, pero el magistrado se ha negado a decidirlo en ese mismo momento, según han informado fuentes jurídicas.

Durante su declaración, el abogado ha negado haber financiado o pagado las nóminas de prostíbulos a través de una sociedad administrada por él y con la que se cree que habría blanqueado dinero procedente de la prostitución.

Según la investigación, lo hizo supuestamente para ayudar a blanquear dinero y burlar el embargo judicial de uno de sus clientes, Ángel Crispín Gilaranz, detenido en julio de 2015 por prostitución y otros delitos y que era propietario de una discoteca que prestaba servicios «a modo de club de alterne».

Por este hecho, la Fiscalía cree que Conde-Pumpido habría cometido, además de un delito de blanqueo otro de alzamiento de bienes.

Para burlar ese bloqueo, según el juez, se sirvió del chiringuito financiero Bandenia Banca Privada, donde abrió dos cuentas en marzo de 2015, una a su nombre y otra a nombre de una sociedad de la que era administrador único.

Esta empresa, Gestión de Proyectos Integral Gimonde, fue constituida en 2006 y, según relató en su día el propio Conde-Pumpido, se dedicó a gestionar los cobros de restaurantes, cafeterías y una discoteca, Vive Madrid, propiedad de Gilaranz, para quien ejerció como abogado desde 2013 a raíz de un procedimiento que tenía abierto en un juzgado de Collado Villalba (Madrid).

De esta manera, se dedicó a cobrar el dinero de esos locales, propiedad de personas como Gilaranz que tenían sus cuentas bloqueadas judicialmente, y cuando fue preguntado por ello alegó que él se limitaba a pagar a los proveedores y al personal de los establecimientos.

Sin embargo, en la cuenta de Bandenia a nombre de su empresa figuran transferencias y retiradas de efectivo (que llegaron alcanzar los 95.000 euros de una vez) por valor total de 1 millón de euros entre julio y noviembre de 2015, cuando su cliente estaba ya en prisión.

Te puede interesar

Comentar ()