ERC no votará a favor de la designación de Miquel Iceta como senador autonómico, un paso previo que debe materializarse mañana en el Parlament para que el líder del PSC pueda ocupar la presidencia del Senado como le ha propuesto el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha asegurado esta tarde que no votarán a Iceta por una cuestión de formas y ha advertido además que, antes de pedir su apoyo, el dirigente socialista debería aclarar cual será su postura cuando el Tribunal Supremo presente el suplicatorio para seguir juzgando a los líderes independentistas procesados por el 1-O que han sido elegidos diputados y senador en las generales del 28-A.

Las defensas de Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull han reclamado al Tribunal Supremo que pida el suplicatorio a las cámaras para continuar con el juicio y les deje en libertad para ejercer como parlamentarios. Los independentistas entienden que tras ser elegidos diputados y senadores el Supremo está obligado a solicitar el suplicatorio para seguir adelante con el juicio.

El TS no se ha pronunciado sobre este extremo, pero Sabrià ha dado hoy por seguro este trámite, inédito en mitad de un proceso judicial, y ha dejado claro que la pretensión de Esquerra es que las Cortes rechacen ese suplicatorio, con el apoyo de los socialistas, lo que supondría la puesta en libertad inmediata de los cinco procesados electos.

Designación fallida

La amenaza de Esquerra pone en cuestión la designación de Iceta, que debe completarse mañana, antes de que concluya el Pleno del Parlament en curso. Iceta necesita una mayoría simple en la cámara, pero el rechazo de ERC hace presuponer el rechazo también de JxCat, por lo que el candidato socialista necesitaría el apoyo de Cs, PP y los Comunes a su candidatura y la abstención de la CUP. Un apoyo que en estos momentos negocian los líderes del PSC.

Iceta necesitaría la misma suma de fuerzas que permitió la reprobación de Quim Torra y la exigencia de nuevas elecciones. Una alianza que parece improbable si se tiene en cuenta que la propuesta de Iceta para el Senado responde precisamente a la voluntad de frenar el debate sobre la aplicación del 155 como pretenden tanto PP como Cs.

Si en tres votaciones el dirigente socialista no consigue la mayoría simple, la propuesta decae y con ella la posibilidad de Iceta de ser elegido presidente del Senado. Tradicionalmente, la designación de senadores autonómicos responde a un acuerdo entre los partidos en base a cuotas de representación asociados a su representación parlamentaria, y cada partido decide a sus candidatos. Un pacto no escrito que podría romperse ahora -Iceta ocuparía “plaza” del PSC- para frenar la operación planeada desde La Moncloa.

“Tumbar” el suplicatorio

“Hay muchas cosas a resolver antes de tomar una decisión como esta” ha advertido Sabrià, quien ha apuntado que una de las primeras cosas que pasarán en el Senado es la votación del suplicatorio de los presos electos. “Tumbar este suplicatorio supondría la libertad inmediata de estas personas y el final del juicio. Nos gustaría mucho saber cual será la posición del PSOE en este tema. este seria un ejemplo excelente de las respuestas que debe dar el PSOE antes de establecer cualquier compromiso”.

El dirigente republicano ha criticado además que se haya hecho pública la candidatura de Iceta sin acordar primero su designación en el Parlament. “ERC no puede supeditar en ningún caso a las instituciones catalanas al reparto de sillas que pretende el PSOE” ha argumentado para justificar su oposición a la candidatura de Iceta. “El PSC no ha tenido voluntad de acordar nada porque lo hemos visto a través de la prensa”.