La Policía Nacional ha detenido en Las Palmas de Gran Canaria a un hombre de 35 años por los presuntos delitos de colaboración con organización terrorista y autoadoctrinamiento. El detenido, de 35 años y nacionalidad española, estaba siendo investigado desde hace tiempo por sus conexiones con entornos yihadistas a través de Internet, según ha informado el Ministerio de Interior en un comunicado.

El detenido, de nacionalidad española, llevaba tiempo siendo investigado por sus conexiones con entornos yihadistas en Internet y había fotografiado la sede de una asociación LGTBI de la isla, un colectivo hacia el que dirigía comentarios ofensivos en la red. Coincide, con que la comunidad LGTBI ha sido reiteradamente señalada por Daesh como uno de sus objetivos.

Según informa el Ministerio del Interior, había experimentado recientemente un incremento de su radicalización, lo que ha precipitado su detención. En múltiples chats de contenido yihadista radical, el detenido alababa los atentados terroristas del 11-S en Estados Unidos, del 11-M en Madrid o el cometido en agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona).

El detenido se jactaba de su estética occidental para evitar levantar las sospechas

De hecho, el detenido había mantenido contacto con otros yihadistas conversos que fueron detenidos en Colombia y Argentina en el año 2018 gracias a las informaciones proporcionadas por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional.

El arrestado decía haberse convertido al islam en 2004 a raíz de los atentados del 11-M y se jactaba «de llevar una estética occidental, sin rastro de signos de radicalidad en sus vestimentas o en su rostro, para evitar ser detectado o levantar las sospechas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».

En el registro practicado en su domicilio los agentes han encontrado gran cantidad de material sobre el terrorismo yihadista tales como vídeos con juramentos a Daesh por parte de otros yihadistas, vídeos con ejecuciones y material gráfico en donde se aprecian armas, vestimentas de combate y otros materiales de guerra.

Mantenía asimismo conversaciones ‘online’ en las que elogiaba las conductas de otros yihadistas conversos en el extranjero y les animaba a cometer acciones terroristas en sus países. El arrestado ha sido puesto este viernes a disposición de la Audiencia Nacional y ha ingresado en prisión preventiva por orden del Juzgado Central de Instrucción número 6.