Con toda la pompa habitual, la delegación del Govern de la Generalitat en Alemania, con sede en Berlín, convocó este martes a las 10 de la mañana una rueda de prensa para anunciar sus reacciones a la sentencia del procés, que condena a los líderes independentistas a entre 9 y 13 años de prisión por delitos de sedición y malversación. Estaban convocados todos los medios y agencias, como habitualmente…pero no acudió nadie.

Sólo un periodista freelance del diario cooperativista Junge Welt respondió a la convocatoria de la ‘embajada’ catalana en Alemania, tal y como recoge el diario ABC. Quedó intacto el desayuno preparado para la ausente prensa, para la que se habían reservado más de 20 espacios. Ante el evidente fracaso, la cuenta en Twitter de la delegación del Govern en Alemania ni siquiera promocionó la rueda de prensa.

La triste imagen refleja la escena: un periodista para cuatro comparecientes. Entre ellas la directora del organismo, Maria Kapretz, que dedicó su discurso a denunciar que España viola derechos y libertades civiles y que imparte «una justicia de dos clases en beneficio de las élites».

En el turno de preguntas, tal y como relata ABC, el único periodista presente en la sala indagó sobre los pasos a seguir para recurrir la sentencia, concluyendo el acto tras menos de 15 minutos. Con el desayuno sin tocar.