El exvicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha salido este martes de la cárcel para trabajar en la Universitat de Vic-Universidad Central de Cataluña (UVic-UCC), tras aceptar el centro su propuesta de impartir docencia en el campus Manresa. Una decisión que hoy ha defendido con ímpetu la consellera de Justicia, la republica Ester Capella, que ha comparecido en la rueda de prensa posterior a la reunión del gobierno catalán para explicar -en teoría- una modificación de Código Civil catalán para reforzar la mediación en derecho de familia.

Antes incluso de ser cuestionado por la salida de Junqueras en aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario, Capella ha asegurado que «ante posibles criticas» debe quedar claro que tanto Junqueras como los seis condenados que le han precedido en la aplicación de esta vía para obtener un régimen de semilibertad «salen por la aplicación estricta de Ley penitenciaria y el Reglamento de prisiones».

«Ninguna convicción de funcionario público o conseller va a cambiar una sentencia del TS durísima» ha asegurado Capella, defendiendo la labor de los funcionarios de prisiones tanto ante los que critican la salida de los lideres independentistas como de los propios secesionistas que cuestionan su cumplimiento de la ley.»Los trabajadores de prisiones han sido blanco de muchas críticas, es inaceptable, los presos están en prisión por una sentencia del Tribunal Supremo que no es culpa de ningún funcionario».

Entre el 5,8% más privilegiado

La consellera ha defendido la aplicación del artículo 100.2 -que permite salir a trabajar o a realizar tareas de cooperación como vía de reinserción- y ha desvinculado esta decisión del hecho de que sólo Jordi Sánchez y Jordi Cuixart hayan cumplido ya un cuarto de su condena -condición necesaria para acceder a permisos penitenciarios- o el hecho de que estén condenados a penas de prisión de entre nueve y trece años.

«No hay limitación legal» para la aplicación de este artículo o del tercer grado, ha advertido Capella. La salida, ha insistido, se acuerda «en aplicación de legislación penitenciaria que será ratificada por juez de vigilancia penitenciaria. No voy a tolerar cuestionamiento del trabajo de trabajadores de prisiones a los que avalan los resultados de más de 30 años».

Ante quienes han dicho que «era una medida extraordinaria» la consellera ha intentado argumentar que el 100.2 se aplica de forma habitual en el sistema penitenciario catalán con considerable éxito, ya que las cifras hablan de un 70% de reinserción para los presos comunes, que se eleva al 80% en los casos en los que se aplica esta medida. Capella ha reconocido, sin embargo, que en la actualidad solo disfrutan de esta medida 406 de los más de 8.000 internos de las prisiones catalanas, de los que más de 7.000 tiene sentencia firme, por lo que podrían acceder según la tesis de la consellera a la aplicación del articulo 100.2.

La Universidad de Vic y los fondos públicos

Capella ha rechazado también que se cuestione el permiso en el caso de Junqueras para trabajar para la Universidad de Vic, dependiente de una fundación privada pero que se nutre básicamente de fondos públicos. «Se trata de una fundación privada» ha atajado la consellera de Esquerra, aunque la Fundación Balmes, de la que depende esta universidad, tiene como patronos a la Generalitat, el Ayuntamiento de Vic, y varios consejos comarcales y ayuntamientos más.

El presidente de ERC ha salido de la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), a las 11.08 horas, a pie y con una libro en la mano, mostrando una sonrisa, y saludando a los periodistas: «Buenos días a todos. ¿Todo bien?»; y ha abandonado el centro en coche acompañado con su asesor Raúl Murcia.

Junqueras podrá salir de la cárcel tres días entre semana seis horas al día en aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario, que permite flexibilizar el régimen de prisión pese a estar clasificado en segundo grado.

La UVic-UCC aceptó la propuesta de Junqueras, licenciado en Historia Moderna y Contemporánea y doctor en Historia del Pensamiento Económico, para desarrollar un encargo académico vinculado a la formación continua de corta duración.

La Junta de Tratamiento del centro penitenciario de Lledoners acordó el pasado jueves aplicarle este precepto, junto al exconseller Raül Romeva, que inició este lunes sus salidas de la cárcel, para trabajar en una asociación valorando los avances de los Acuerdos de Paz de Dayton.

Junqueras y Romeva, condenados el 14 de octubre de 2019 a 13 y 12 años, respectivamente, por un delito de sedición por el Tribunal Supremo, pueden estar seis horas al día, tres días entre semana, fuera del centro penitenciario para acudir a trabajar.

También se les ha aplicado el 100.2 al exconseller Quim Forn, con salidas de cinco días a la semana 12 horas y media para ir a trabajar; a la exconsellera Dolors Bassa, tres días durante ocho horas para cuidar a un familiar, y al expresidente de la ANC y exdiputado de JxCat, Jordi Sànchez, que puede salir tres días 11 horas para voluntariado.

Asimismo, las juntas de tratamiento han aplicado el 100.2 a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, tres días a la semana nueve horas para cuidado de un familiar y voluntariado, y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, 9 horas y media cinco días por trabajo y voluntariado, mientras que no se les ha aplicado a los exconsellers Josep Rull y Jordi Turull.