Cataluña es, después de Madrid, la Comunidad Autónoma más afectada por el coronavirus. La expansión de contagios por COVID-19 tiene a la sanidad catalana sobrepasada. Esta semana el director del CatSalut, Adrià Comella, apuntaba a que el pico de contagios en se registrará entre el 7 y el 9 de abril. Ante esta situación Vergés ha pedido por carta al Ejército que envíe personal sanitario, además de continuar con el montaje de hospitales de campaña y la desinfección de geriátricos y otros espacios por toda la comunidad. El propio Torra agradeció la labor del Ejército que hasta el jueves tenía contabilizadas una 35 intervenciones en territorio catalán, está previsto que sume otras 85 durante este fin de semana.

El pasado día 19 de marzo se produjo la primera actuación del Ejército, la Unidad Militar de Emergencias (UME) entraba en el aeropuerto del Prat de Barcelona para hacer la primera desinfección en Cataluña. Al día siguiente la actuación se prolongó y se amplió al puerto de Barcelona. Esa misma jornada tuvo lugar la primera reunión para empezar a trabajar en la FIRA en un establecimiento provisional. El Ejército, desde ese momento, se convierte en una pieza fundamental para combatir la crisis en la autonomía.

Las líneas de actuación de Defensa en Cataluña se han centrado en dos actividades. Por una parte la desinfección de hospitales, centros sanitarios y residencias de mayores; por otra la creación de instalaciones auxiliares sanitarias y logísticas para afrontar la crisis. Además se han apoyado en tareas logísticas de traslado de alimentos a la FIRA o traslado de material sanitario desde Zaragoza proveniente de compras realizadas a China.