El director de Emergencias del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), Jon Sánchez, ha presentado esta tarde su dimisión después de que trascendiera que fue sancionado el pasado 21 de abril tras ser sorprendido saltándose el confinamiento al trasladarse a su segunda residencia ubicada en Castro Urdiales.

Según ha informado el gobierno vasco a ultima hora de esta tarde, el alto cargo de la sanidad vasca ha presentado de motu porpio su renuncia, que ha sido aceptada. Ha asegurado que se defenderá «por todas las vías legales y administrativas oportunas, a pesar de no haber recibido aún notificación oficial de la denuncia». Ha reconocido que las normas deben ser iguales para todos «más si cabe siendo un cargo público».

El incumplimiento del confinamiento por parte de este alto cargo de la sanidad pública vasca estaba siendo investigado por la consejería del Ejecutivo cuya máxima responsable, Nekane Muga, había asegurado este mediodía que «la ley es igual para todos». Tras la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Murga apuntó que por el momento no adoptaría ninguna medida sancionadora hasta que la denuncia interpuesta por la Policía Local de Castro Urdiales -ubicada a 35 kilómetros de Bilbao, residencia habitual de Sánchez- se formalizase y se recibieran las explicaciones del alto cargo implicado.

Los hechos se habría producido el 21 de abril cuando este cargo del PNV, cuya trayectoria incluye responsabilidades tanto en el Ayuntamiento de Bilbao como en las Juntas Generales de Bizkaia, se trasladó de Vizcaya a Cantabria. Según ha avanzado hoy ABC, el responsable de Emergencias de Osakidetza fue sorprendido accediendo a su vivienda en la localidad cántabra, cuando no reside habitualmente en ella. Según este relato de hechos, algunos vecinos habrían avisado a la policía local ante el riesgo de que se pudiera producir un riesgo de contagio. Al acudir al lugar Sánchez les habría justificado su intención de permanecener en la vivienda durante sólo dos o tres días. Aseguró que tras haber tenido contactos con enfermos de Covid y ante el temor de poder contagiar a sus padres, decidió abandonar su domicilio en Vizcaya. Los agentes interpusieron la correspondiente denuncia, que podría ascender hasta los 1.500 euros y que corresponderá a la Delegación del Gobierno en Cantabria tramitar.

Preguntada al respecto, la consejera de Salud ha reconocido que pese a que el incidente se produjo hace ya trece días ellas ha tenido conocimiento del mismo «hace 48 o 72 horas». Durante su comparecenica ante los medios Murga apuntó esta mañana que no había puesto su cargo a su disposición, «no sé si ante sus inmediatos superiores lo ha hecho». Sí señaló que Sánchez ha asegurado que tiene motivos suficientes que justifican su presencia en la segunda residencia: «La ley está para que la cumplamos todos. Habrá que analizar qué ocurrió y qué respuesta da él a esta aparente denuncia que le va a llegar. Con la documentación y los hechos, se tomará una decisión».

«Ejemplariedad»

Jon Sánchez asumió el cargo de responsable de Emergencias en enero del año pasado. Anteriormente ejerció como concejal del PNV en el Ayuntamiento de Bilbao. También ocupó el cargo de juntero en la cámara territorial vizcaína, las Juntas Generales de Bizkaia.

Desde EH Bildu han reclamado al departamento de Salud la apertura de un expediente contra su alto cargo «para tomar las medidas pertinentes». La parlamentaria de la coalición, Maddalen Iriarte, ha considerado que es «grave e inaceptable» lo sucedido, especialmente por la «ejemplariedad» que se le debe exigir a un responsable sanitario en una situación como la actual. Para Bildu, que aún no se haya abierto este expediente refleja la «negligencia y desidia» con la que actúa el Ejecutivo de Urkullu ante este tipo de casos. Recuerda otra denuncia hecha pública hace unos días y ante la que no se habría actuado, el presunto «trato de favor» del que se benefició el gerente del Hospital San Eloy para ser intervenido de una cirugía leve pese a que este tipo de intervenciones quirúrgicas habían sido demoradas para priorizar la asistencia de casos Covi-19.

También desde el PP, su candidato a lehendakari, Carlos Iturgaiz, ha denunciado que el incumplimiento «deliberado» de la normativa de confinamiento «en estas circunstancias tan graves que vivimos» le «inhabilitan» para continuar ejerciendo el cargo: «Espero que el PNV le pida poner su cargo a disposición y si no lo hace, cesarlo».