Emmanuel Macron ha mostrado, una vez más, sus grandes dotes como anfitrión en la cumbre del G-7 celebrada en Biarritz, desde el sábado 24 de agosto hasta este lunes. El presidente francés, a quien le gusta considerarse como «el maestro de los relojes» o el amo del tiempo, ha regalado a los asistentes a este encuentro de los dirigentes de los países más poderosos el mundo una edición especial de un reloj reciclado de la marca Awake, símbolo de la necesaria cooperación internacional en sostenibilidad y conservación de los océanos.

El reloj está fabricado con redes de pesca recicladas y funciona con energía solar para evitar usar baterías. Tres horas de uso proporcionan seis meses de carga. «Energía perpetua en tu muñeca», dice la publicidad de esta marca.

A Macron le fascinan los relojes y el concepto del tiempo. Le gusta que le llamen el «señor de los relojes» en una metáfora de su poder, su control sobre el tiempo. Es él quien marca la agenda. Lo ha hecho en este G-7 con gran destreza. En su retrato oficial de 2017, donde todo está calculado, se deja ver el reloj de oro de su despacho. Es una creación de Jean-André Lepaute.

Son dos jóvenes empresarios franceses, Lilian y Fred, los creadores de los relojes Awake. Combinan el diseño innovador con el respeto al medio ambiente. Según la página web www.awakeconcept.com, su precio es de 300 euros, pero está agotado. Lo han recibido un centenar de los asistentes al G-7. Pedro Sánchez, jefe del Gobierno español en funciones, fue invitado por Macron a este encuentro.

El modelo estándar de la marca está fabricado con plástico procedente de botellas de agua recogidas en el sudeste asiático y Japón. La compañía aspira a eliminar 20 toneladas de plástico de los océanos cada año. Trituran el plástico y lo transforman en hilo de nilon. No emplean tintes ni sustancias químicas. El reloj más sencillo cuesta 225 euros.

El reloj de redes recicladas que ha regalado Macron a sus invitados.

El reloj de redes recicladas que ha regalado Macron a sus invitados. AWAKE

Elaboran correas de caucho natural. Añaden esencia de vainilla para que su olor sea más agradable.

Lilian y Fred vendieron unos 2.000 relojes de su primera colección, titulada Orígenes. A partir de ahora serán conocidos en todo el mundo gracias a la elección de Macron.

El presidente francés suele llevar un Tank de Cartier en su muñeca izquierda. Era el reloj favorito de Andy Warhol. «No llevo un Tank para saber la hora, lo llevo porque es el reloj que hay que tener», decía el artista. Pero los tiempos están cambiando. Ahora hay que tener un Awake para despertar la conciencia ecologista.