ATRESMEDIA

Series y Televisión

'El instante decisivo': los doce días en los que ETA estuvo "más sola que nunca"

El julio de 1997 estuvo repleto de instantes decisivos para ETA, la sociedad vasca y una ciudadanía que cada vez se alejaba más del miedo a favor de la justicia. Fueron doce, concretamente, los días que pasaron desde las liberaciones de Cosme Delclaux y José Antonio Ortega Lara a la muerte de Miguel Ángel Blanco. Unas jornadas marcadas por la tensión y la reivindicación que Atresmedia, junto a Buendía Estudios y La Caña Brothers, ha querido revivir, resentir y recordar a través de su nueva producción: El instante decisivo.

Una crónica periodística distinta, de una hora y media de duración, en la que se mezcla el lenguaje de la realidad y el de la ficción. De testimonios reales, imágenes de archivo, entrevistas a protagonistas directos de aquella época a recreaciones de los hechos que las cámaras jamás pudieron mostrar.

Cuenta cómo España vivió los días en los que ETA se quedó «más sola que nunca», palabras que el propio lehendakari José Antonio Ardanza pronunció, precisamente tras la muerte del joven concejal del PP de Ermua. La historia de casi dos semanas donde por primera vez se empezó a condenar y despreciar a la organización.

«En la vida hay momentos que lo cambian todo, después de un instante decisivo, nada volverá a ser lo mismo». Así arranca el documental que se estrena la noche de este domingo 18 de octubre en la plataforma de Atresplayer Premium, y que llega justo a tiempo para complementar otros títulos como La línea invisibleETA: El Desafío o Patria , que tampoco han querido dejar en el olvido esta oscura y dolorosa época, y han visto la luz en 2020.

Es la madrugada de 1 de julio de 1997 el punto de partida del relato. Una noche repleta de presión, imprevistos y temores (plasmados a través de imágenes inéditas) en la que la Guardia Civil libera en una nave de Arrasate/Mondragón al funcionario de prisiones secuestrado, José Antonio Ortega Lara, después de 532 días de cautiverio, el secuestro más largo de ETA.

La reacción de la banda da continuidad a la historia, ya que ETA, a modo de venganza, secuestró nueve días después a Miguel Ángel Blanco y dio 48 horas al Gobierno para cumplir sus exigencias.

La producción consigue aflorar sensaciones y sentimientos, enganchar y mantener la tensión a pesar de que su final ya es conocido para todos. Desde la parte más ‘alegre’, que le corresponde a Ortega Lara, a la desolación que se vivió en todas las calles de un país que se mostraba unido tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

En lo que al ‘reparto’ se refiere, se ha realizado una selección impecable de personas, que más allá de su relevancia, han podido dotar de precisión y piel al relato gracias a su imprescindible papel durante esos días. Algunos de ellos son Baltasar Garzón, encargado de la liberación de Ortega Lara, Jaime Mayor Oreja, Ramón Jauregui, o Carlos Totorika y los familiares y vecinos de Miguel Ángel Blanco.

Comentar ()