La situación de Teledeporte no es especialmente positiva. El canal de deportes de Radiotelevisión Española atraviesa desde hace varios años una crisis de modelo y de audiencia que le ha situado en las últimas posiciones de la TDT, con una cuota de pantalla que ha descendido de forma constante desde 2010. Actualmente, registra el 0,6% del share, frente al 1% que logra GOL, el ‘contenedor’ de derechos deportivos de Mediapro (Jaume Roures), el cual puede considerarse como su principal competidor en la televisión en abierto.

El Confidencial Digital publicaba este lunes una información que afirmaba que los dirigentes de RTVE barajan dejar de emitir este canal en la TDT para ofrecer sus contenidos en streaming. Es decir, a través de internet.

Fuentes oficiales de la corporación han negado tajantemente este supuesto, sin embargo, otros informantes han incidido en que el cierre de esta cadena se ha planteado en anteriores ocasiones, durante los últimos años.

Ahora bien, consideran que esta decisión, de producirse –supuesto que RTVE niega-, no sería inminente, entre otras cosas, porque la corporación aspira a retransmitir el próximo verano los Juegos Olímpicos de Tokio y ahí –entienden- este canal temático contaría con un papel importante.

Amenaza de cierre

Cabe recordar que, en 2014, en uno de los años más duros para la corporación, como consecuencia de la crisis económica, su entonces presidente, Leopoldo González-Echenique, planteó fusionar este canal con La 2 para tratar de reducir costes. Lo hizo poco antes de presentar su dimisión.

El Consejo de Administración de RTVE decidió meses después mantener el canal en antena, entre otras cosas, por la colaboración de las federaciones deportivas y por patrocinios como el de Loterías y Apuestas del Estado, que invirtió 15 millones de euros en Teledeporte en ese momento.

Pese a que esta cadena todavía sobrevive, desde el equipo de deportes de TVE reconocen que el futuro del canal es complejo. Principalmente, por la pérdida de derechos deportivos a la que se ha tenido que enfrentar RTVE durante los últimos años (fútbol, baloncesto, balonmano, fútbol sala, tenis…), en los que las plataformas de televisión de pago han adquirido una gran parte de las competiciones deportivas de primer.

También afirman que cada vez es más complicado ofrecer contenidos en directo, algo que va en contra de la esencia con la que se concibió el canal. A esto hay que sumar el escaso éxito de algunas de sus apuestas y los conocidos enfrentamientos entre sus responsables por las diferencias de criterio con respecto a la cadena.

En caso de que se cumpliera lo publicado por el citado medio de comunicación y TDP se convirtiera en un canal en streaming, contaría con la competencia de La Liga Sports, que cuenta con acuerdos con varias federaciones deportivas y también emite contenidos en internet.

Malos resultados

Resulta difícil obtener datos económicos sobre RTVE, más allá de los que figuran en sus informes de gestión. Sin embargo, la información revelada por la corporación a través de Transparencia –recogida en este artículo– detalla que, en 2016, el coste de este canal fue de 35,4 millones de euros. Todo, para lograr el 0,9% de la cuota de pantalla.

Los datos de Kantar Media dejan clara la crisis que vive este canal. En 2010, logró su mejor dato de audiencia, con el 1,1%. A partir de ahí, ha logrado el 1% en 2011, el 0,8% en 2012, el 0,9% en 2013, 2014, 2015 y 2016. En 2017, fue del 0,7%, mientras que en 2018, del 0,6%. El pasado octubre, su cuota de pantalla fue del 0,6%.

Este domingo –día ‘grande’ del deporte semanal-, su cuota de pantalla fue del 0,4% y su programa más visto, un partido amistoso de baloncesto femenino, con 63.000 espectadores y el 0,8% de la cuota de pantalla. Durante los días de diario, uno de sus programas estrella es Estudio Estadio, cuya audiencia está muy lejos, por ejemplo, de la de El Chiringuito, otra tertulia deportiva en la TDT.