Arde París. Un «terrible» incendio se ha declarado a las siete menos diez minutos de esta tarde en la catedral de Notre-Dame, que continúa ardiendo de forma descontrolada y que ya ha provocado la caída de la icónica aguja del templo, consumida por las llamas sobre la nave central de la catedral.

Las reacciones de la catástrofe no se han hecho esperar. Una de las más destacadas ha sido la del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha recomendado desde su cuenta de Twitter la utilización de «tanques de agua» sobre la catedral y ha instado a las autoridades a «actuar rápidamente».

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha utilizado también la red social para expresar su tristeza tras ver cómo «una parte de nosotros arde», un pesar compartido por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, quien se ha referido al suceso como un «incendio terrible» y ha pedido a los viandantes «respetar el perímetro de seguridad».

Desde España, Pedro Sánchez se ha sumado a la consternación por el grave incidente, que ha calificado de «triste noticia para nuestra historia y nuestro patrimonio cultural y universal».

Pablo Iglesias y Albert Rivera han dejado también sendos mensajes en sus cuentas de Twitter para transmitir su apoyo a los equipos de emergencia que tratan de sofocar aún el devastador incendio.

La Policía ha evacuado rápidamente a los turistas que se encontraban dentro del templo en el momento de los hechos mientras que las llamas han continuado incesantes su avance por Notre-Dame, uno de los monumentos más visitados del mundo, que comenzó a construirse en el siglo XII y cuya obra finalizó en el siglo XIV.