Sociedad | Sucesos

A prisión once miembros de un clan familiar de traficantes que secuestró a un hombre

Los condenados eran miembros de una banda dedicada al cultivo y tráfico de marihuana.

Vehículo de los Mossos d'Esquadra.

Vehículo de los Mossos d'Esquadra. EP

Once miembros de un clan familiar dedicado al tráfico de drogas que había secuestrado a un hombre, a quien reclamaba una deuda de 250.000 euros, han ingresado en prisión tras una operación de los Mossos d’Esquadra en la que han detenido a diez personas más y han desmantelado once plantaciones de marihuana e intervenido siete armas de fuego.

La policía catalana ha informado este viernes de que las 21 detenciones se produjeron el pasado 17 de julio en Sant Pere de Ribes (Barcelona) y otras localidades de Barcelona y Tarragona y que el juez ordenó el ingreso en prisión de once de ellos.

Según Efe, la investigación se inició el mes de octubre de 2018 tras conocer el caso de un hombre que había sido retenido en contra de su voluntad durante dos días y a quien le reclamaban una deuda de 250.000 euros.

Tras detener a los secuestradores, cuatro hombres de una misma familia de Sant Pere de Ribes, los agentes comprobaron que formaban parte de una organización que se dedicaba básicamente al cultivo y tráfico de marihuana.

Ante estos hechos, el pasado 17 de julio la policía llevó a cabo un operativo con 32 entradas y registros en las localidades de Sant Pere de Ribes, Vilanova i la Geltrú, Cubelles, Canyelles, Segur de Calafell, El Vendrell, Sant Jaume dels Domenys, Viladecans, Sant Esteve Sesrorives y Martorell.

En los registros se intervinieron más de 47.000 euros en efectivo, siete armas de fuego con munición y cargadores, dos armas de aire comprimido y un machete de grandes dimensiones, y desmantelaron once plantaciones de marihuana en funcionamiento, cuatro en proceso y se decomisaron 4.070 plantas y seis kilos de marihuana.

Los mossos también intervinieron 49 cuentas bancarias, quince inmuebles y 51 vehículos, que sumarían una cantidad superior al millón y medio de euros, a nombre de distintas personas de la organización y que habrían sido financiados con dinero procedente del tráfico de drogas.

Durante el operativo los agentes comprobaron que la organización había instalado un sofisticado sistema de videovigilancia en distintos puntos del barrio del Pou Merlí de Martorell para controlar los movimientos de la policía y de posibles grupos rivales.

A los detenidos se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, secuestro, lesiones, detención ilegal, amenazas, extorsión, robo y hurto de uso de vehículos con intimidación, contra la salud pública, blanqueo, obstrucción a la justicia y defraudación del fluido eléctrico.

Te puede interesar

Comentar ()