El presidente del colegio Lagomar de la localidad madrileña de Valdemoro, Francisco López Jáimez, que fue localizado con varias heridas de arma blanca tras estar desaparecido más de 30 horas, intentó quitarse la vida.

Según ha informado este lunes la Guardia Civil, la investigación desarrollada por agentes de la Policía Judicial ha determinado que las heridas con las que apareció fueron causadas por él mismo, en un intento de suicidio.

Este hombre, de 56 años, vecino de Valdemoro, desapareció a primera hora del viernes y fue encontrado en torno a las 18 horas del sábado con cinco heridas de arma blanca en una zona no muy alejada del centro educativo donde trabaja.

Según Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid, el hombre fue hallado en la Finca Granados con dos heridas en el cuello y tres en el hipocondrio izquierdo, cerca del hígado. Los médicos calculan que llevaba aproximadamente 30 horas herido, según precisaron fuentes sanitarias a Efe.

En el momento de la desaparición no llevaba encima ni documentación ni teléfono móvil, según han publicado sus familiares en redes sociales. El centro escolar organizó batidas para intentar dar con su paradero y la Guardia Civil y la Policía Local pidió la colaboración ciudadana.

Paco, como le llaman sus conocidos, entró a trabajar a las 6.45 horas de este viernes en el centro educativo cooperativista Lagomar de Valdemoro y tuvo varias conversaciones con la jefa de cocina y con un empleado de mantenimiento, con los que llegó a tomar un café.

Por lo que se vio en las cámaras del centro entró y salió varias veces por el vestíbulo y finalmente abandonó el colegio a las 7:20 horas para «hacer unas gestiones», según dijo a diversos testigos.

Tras no regresar al colegio, donde tenía programada una reunión, sus compañeros alertaron a su esposa, quien denunció su desaparición a las 16:00 horas del viernes en el Cuartel de Valdemoro.

Francisco, además de ser presidente de la cooperativa, se encarga de la administración de las finanzas de la misma, de la contratación y de los seguros sociales. Según reconocieron a Efe miembros del centro, en los últimos meses este hombre había tenido «mucha presión» por la situación económica generada por la COVID-19.