Sociedad

Acusan de homicidio a la asistenta que okupó la casa de la anciana que cuidaba

logo
Acusan de homicidio a la asistenta que okupó la casa de la anciana que cuidaba
Una pareja de policías nacionale, en un control de tráfico durante el confinamiento.

Una pareja de policías nacionales, en un servicio. EP

Resumen:

Los familiares de una anciana de 70 años que murió el pasado 30 de marzo en Leganés, durante la pandemia por coronavirus, han denunciado a su cuidadora, Rosana, por ‘okupar’ presuntamente la vivienda de la anciana y haber ordenado a la funeraria la incineración del cuerpo sin avisar a las hijas.

Además, sus seres queridos familia están recabando indicios y pruebas que apuntarían a un posible homicidio, algo que de momento descarta la Policía Nacional.

Según el relato de una de las hijas de la fallecida, Rosa, la cuidadora se habría encontrado muerta a la propietaria de la vivienda y, en lugar de avisar a la familia, llamó directamente a la funeraria. «Era mi madre. ¿Por qué incineraste su cuerpo sin mi permiso?», le espeta la hija a la cuidadora en un cara a cara en el portal, según revelan las imágenes de ‘Telemadrid’.

La hija estuvo hospitalizada con Covid cuando todo esto estaba ocurriendo, por lo que no pudo reaccionar. «Me entero en el hospital de que fallece mi madre, de que ocupa la vivienda, de que cambia el seguro y de que dice a la funeraria que no tiene hijos», explica la hija.

A la ‘okupa’, con dos hijos menores, le han ofrecido dinero (ha pedido hasta 15.000 euros), un trabajo y un piso en alquiler. Pero no sale del cuarto piso del número 21 de la calle Juan Carlos I.

Cambio de recibos

La familia dice que, diez días antes del fallecimiento, la cuidadora había cambiado supuestamente los recibos de los suministros, que habría puesto a su nombre. Los vecinos comentan que la mujer se encontraba «estupendamente» el día antes del fallecimiento.

«Todo el mundo piensa que hay algo raro», apunta Rosana, que prevé ampliar la denuncia para que se investiguen los hechos.

Según los denunciantes, la mujer que ha usurpado la vivienda se cree «con derecho» a ocupar el piso, algo que suele ser habitual en su país de origen. Llevaba trabajando para la fallecida apenas un mes y medio, y «muy pocas horas» al día. Ni siquiera tenía llaves de la vivienda.

La familia estudia ampliar la denuncia también contra la empresa funeraria por posible negligencia al no estudiar los vínculos de la fallecida y por el hecho de que fuese una cuidadora la que «decidiese el futuro» de un cuerpo si ser familiar directo. Los vecinos, entretanto, han planificado movilizaciones en la zona para dar su apoyo a la familia.

Comentar ()