El productor de televisión Josep Maria Mainat ha negado este martes que haya ningún procedimiento penal contra él por presunto maltrato a su esposa, Angela Dobrowolski, a la que se investiga por presuntamente intentar matarle con insulina, y ha pedido que se respete el derecho a la intimidad de sus hijos menores de edad en este proceso.

En un comunicado, Mainat ha explicado que Dobrowolski le denunció ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer por supuestas coacciones y revelación de secretos -no por maltrato-, y que el 29 de julio el juez le denegó a ella la orden de protección tras escuchar sus declaraciones, informa Europa Press.

Según el productor, el 17 de septiembre su abogada pidió el sobreseimiento y archivo definitivo de esta causa, «al no existir ningún indicio nuevo que sustente la continuación del procedimiento».

Mainat ha lamentado que en el último mes él y sus hijos han cambiado tres veces de domicilio para aislarse «de la persecución mediática», y ha avanzado que aunque se averigüe dónde vive no hará declaraciones.

«Suponiendo que descubrieran dónde estamos, solo pasarían dos cosas: una, que tampoco declararía nada, y dos, que deberíamos volver a cambiar de domicilio», ha detallado.

Mainat ha lamentado que en el último mes él y sus hijos han cambiado tres veces de domicilio para aislarse «de la persecución mediática»,

Ha subrayado que la situación está afectado muy especialmente a sus hijos menores, y que su prioridad será protegerles: «Intento e intentaré garantizar su bienestar emocional y la defensa de su derecho a la intimidad».

Sobre la investigación abierta a Dobrowolski por presunto asesinado, confía «plenamente en la Administración de Justicia, siendo los tribunales, y solo ellos, los que han de resolver los conflictos jurídicos y las diferentes causas que actualmente se están tramitando».

«El hecho de que Angela haya sido mi esposa durante nueve años y sea la madre de mis dos hijos pequeños hace para mí especialmente dolorosa esta situación, que espero se resuelva lo antes posible por la vía judicial», ha afirmado.

Además, ha destacado que el caso está todavía en fase de instrucción, que puede durar meses, y que él se ha personado en la causa como acusación particular para defender sus intereses y «esclarecer los hechos».