Agentes de la Ertzaintza homenajearon ayer al compañero de 47 años fallecido en la madrugada del miércoles en San Sebastián tras caer al río Urumea el coche policial en el que patrullaba, junto a otro compañero, que pudo salir del vehículo por sus propios medios, ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

El accidente se registró a las 3.30 horas del miércoles, cuando el coche que conducía la víctima, Iñigo Echarri, un ertzaina donostiarra de 47 años, salió del pasadizo peatonal de Egia y, en lugar de girar para incorporarse a la calzada, siguió recto derribando la barandilla del río y cayendo al agua en las inmediaciones del puente de María Cristina, en pleno centro de la ciudad.

Su compañero de patrulla, un joven agente en prácticas de unos 30 años que viajaba como copiloto, logró salir del vehículo y fue rescatado en el agua por otros ertzainas y los bomberos de San Sebastián y trasladado al Hospital Donostia, donde evoluciona satisfactoriamente.

El conductor del coche, sin embargo, falleció y su cadáver fue localizado en el interior del vehículo, que quedó sumergido en el río y fue izado sobre las 9.00 horas por un grúa de gran tonelaje hasta el puente, donde se instaló una carpa para depositar el cuerpo antes de ser introducido en el coche fúnebre.

«Cúmulo de fatalidades»

El consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, quien se acercó al lugar del siniestro, lamentó que un «cúmulo de fatalidades» ha hecho que el coche patrulla colisionara con la parte más débil de la barandilla del río y que cayera al cauce en «plena marea alta».

Erkoreka confirmó además que el vehículo policial no se dirigía a ninguna intervención sino que se encontraba patrullando por este pasadizo peatonal que, por las noches, es atravesado frecuentemente por coches policiales dentro de las labores de vigilancia ciudadana.

Fuentes del Departamento de Seguridad han confirmado que los dos ertzainas implicados en el accidente habían trabajado anteriormente como policías municipales en San Sebastián y que actualmente estaban adscritos a la Comisaría de la Ertzaintza del Antiguo, donde este jueves los sindicatos de la Policía vasca han convocado una concentración.

Erne, Esan, ELA y Euspel han hecho público un comunicado conjunto en el que lamentan la muerte del ertzaina y exigen al Departamento de Seguridad que «investigue las causas de este accidente laboral».

Erkoreka ha reconocido que el testimonio del otro ertzaina que viajaba en el coche, integrante de la 28 promoción de la Ertzaintza, «recién incorporado a la función policial» y natural de Zumaia, será fundamental para esclarecer las circunstancias del trágico accidente, aunque ha insistido en que hay que respetar primero su recuperación.

Numerosos agentes de la Policía vasca, algunos visiblemente emocionados, se encontraban en el lugar del siniestro, al que se han acercado también los máximos mandos de la Ertzaintza y el viceconsejero de Seguridad del Gobierno Vasco, Josu Zubiaga.

En las labores de rescate han participado recursos de protección Ciudadana y de la Unidad de Vigilancia y Rescate de la Ertzaintza, Bomberos, Guardia Municipal, Cruz Roja y Atención de Emergencias del Gobierno Vasco que han tenido que desafiar las duras condiciones meteorológicas de una jornada especialmente lluviosa en San Sebastián.

Las condolencias por la muerte del ertzaina se han producido también en Twitter, donde el PP vasco ha lamentado el fallecimiento del agente, ha transmitido su «apoyo» hacia sus compañeros y familiares y ha deseado la pronta recuperación de su compañero de patrulla.