La Policía Municipal ha acordonado durante unas horas la noche de este viernes un tramo de la calle Toledo tras registrarse un escape de gas durante unas obras.

En concreto, el escape se ha producido a la altura del número 94 de la céntrica calle Toledo, muy próximo al lugar donde el pasado miércoles se registró una explosión en una residencia sacerdotal ubicada en el número 98 a causa de la cual murieron cuatro personas y hubo una decena de heridos.

La Policía Municipal se ha personado en el lugar tras recibir el aviso sobre las 22.20 horas y ha acordonado una zona de la calle para facilitar los trabajos de los servicios de emergencia.

Al lugar han acudido inmediatamente efectivos de los Bomberos del Ayuntamiento y técnicos de gas, que han pinzado la tubería, y han comprobado que no se había formado ninguna bolsa de gas.

El edifico afectado se encuentra en el número 94 de la calle Toledo y estaba habitado, aunque los vecinos no han sido desalojados y únicamente se les ha instado a cerrar las ventanas durante los trabajos en el lugar.