Una mujer de 18 años fue hallada muerta en el municipio argentino de Rojas después de haber recibido varias puñaladas y haber sido degollada presuntamente a manos de su exnovio, de 25 años y agente de la Policía de Buenos Aires, que ya acumulaba varias denuncias por violencia de genero, informa Efe.

La familia de la mujer ya había presentado una denuncia contra el presunto asesino el 9 de enero, pero el hombre quebrantó la restricción de acercamiento. Según la madre de la víctima, la joven llevaba siete meses recibiendo amenazas.

Después de su asesinato, salieron a la luz varios audios y chats de la víctima alertando del miedo que sentía por el detenido y pidiendo auxilio. «No doy más, amiga, no doy más. Te juro que estoy muy triste» (…) «Amiga, me dijo que me va a matar» (…) Me quiero ir de acá, amiga, tengo mucho miedo», recoge otro de los mensajes, recogido por América TV.

El caso ha indignado a la sociedad argentina por la falta de protección judicial de la joven, quien ya había denunciado a su agresor y llevaba siete meses soportando amenazas y agresiones.