Manolo "el del Bombo" con los dos dueños de "Pepe Pinreles"

Manolo "el del Bombo" con los dos dueños de "Pepe Pinreles" Antonio Salvador

Deportes

Pepe Pinreles: la historia de marketing tras la octava Eurocopa de Manolo el del Bombo

Fue en 1979 cuando Manuel Cáceres acompañó por primera vez a la selección española. «Fui a Chipre, cuando estaba Quini, que en paz descanse», recuerda Manuel, Manolo para los amigos y «el del Bombo» para toda España. Han pasado más de cuarenta años y ahí sigue Manolo. Viajando y dándole al bombo. Este sábado volverá a estar en La Cartuja, donde España buscará frente a Polonia su primer triunfo de esta Eurocopa.

Después de diez Mundiales, esta es su octava Euro. Manolo es de los pocos que ha estado con España en las buenas y en las malas. Vivió en directo los éxitos del Mundial de 2010 y las Eurocopas de 2008 y 2012, pero también estuvo al pie del cañón cuando España no pasaba de la fase de grupos y le perseguía la maldición de los cuartos. Manolo siempre anima con el bombo y la baqueta, pero también con su voz y hasta con una guitarra. En esta Eurocopa, en la que España jugará como local en Sevilla, le toca alentar hasta con los «pinreles».

Y es que una famosa tienda de Sevilla que vende calcetines, Pepe Pinreles, ha sacado una edición especial para la Eurocopa con dibujos de Manolo y su bombo. La tienda, en el barrio de Triana, vende productos oficiales de la selección española: algunos con la bandera, otros con el escudo, varios con jugadores como De Gea o Morata y hasta de Naranjito.

«A la hora de pensar en el marketing de cara a la Eurocopa, sabíamos que no podemos competir con los presupuestos del fútbol. Nosotros no podemos pagar el caché de un futbolista y necesitábamos imaginación», señala Juan Carlos Ramos, socio fundador de Pepe Pinreles. «Así que pensamos en Manolo», añade el otro socio, Javier Ayala. «Es un icono, una persona muy querida por todos».

También pensaron más cosas: una bandera de España con el nombre de la tienda llamó la atención de muchos espectadores en el primer partido de España. La ubicaron en un córner, justo el que enfocan las cámaras de televisión, junto a otras banderas del barrio de Triana y con el escudo del Betis.

Tras recibir la llamada, Manolo aceptó y grabó un anuncio para la firma de cara a la Eurocopa. La marca estampó su figura, con la txapela y el bombo en unos calcetines.

Autostop en una ambulancia con un muerto

«Se han portado muy bien conmigo, son muy buenos chicos», cuenta el propio Manolo, que lleva a sus espaldas diez Mundiales, ocho Eurocopas y casi 400 partidos siguiendo a la selección española.

Nacido en 1949 en San Carlos del Valle, una localidad de Ciudad Real, su familia se fue a Huesca cuando él tenía ocho años y allí empezó animando a los equipos de la zona como el Huesca o el Monzón. Después se unió el Zaragoza, el Real Madrid, el Barcelona y el Valencia. Pero si algo le hizo famoso era estar siempre en la grada de la selección española.

El Mundial de 1982, que se jugó precisamente en España, fue el primero que cubrió a golpe de bombo. «Estuve haciendo autostop para llegar a las sedes y recuerdo aquel viaje de Alicante a Valencia que hice en una ambulancia que llevaba un muerto». En Valencia precisamente echó raíces, trabajó en una empresa de relaciones públicas 35 años y también montó un bar cerca de Mestalla. Prácticamente todo lo que ganaba se lo gastaba en fútbol.

«Estuve haciendo autostop para llegar a las sedes y recuerdo aquel viaje de Alicante a Valencia que hice en una ambulancia que llevaba un muerto»

Pepe Pinreles y los equipos de Andalucía

Esta Eurocopa le ha tocado cerca. En un principio, era Bilbao la ciudad que iba a albergar los tres partidos de la fase de grupos de España, pero finalmente la sede se trasladó a Sevilla. Fue un golpe de suerte para Pepe Pinreles, pues iba a recibir a Manolo el del Bombo con los brazos abiertos.

«Nuestro acuerdo para fabricar los calcetines oficiales de la selección española empezó antes de la pandemia», relata Juan Carlos, uno de los dos dueños. Betis, Sevilla, Cádiz, Granada, Recreativo de Huelva, Córdoba… Pepe Pinreles fabrica los calcetines de los grandes equipos andaluces, pero también los de Osasuna, Albacete y algunos dedicados a grandes goles como el de Nayim que le dio la Recopa al Zaragoza.

«Cuando nos propusieron lo de la selección, supimos que era un salto de calidad para nosotros. Somos una marca conocida en Sevilla, pero esto era la oportunidad de llegar a todo el mundo», añade Javier Ayala.

Y ahora prometen una edición especial si España gana la Eurocopa. «Si ganamos, no puede faltar el calcetín de Luis Enrique sentado en la nevera de los botellines como estuvo todo el partido ante Suecia», dice Juan Carlos. «Aquí nos comprometemos a sacar el calcetín de Luis Enrique en su neverita de playa. Ojalá lo tengamos que hacer».

Te puede interesar

Comentar ()