El golfista español Jon Rahm aseguró que acude «menos intimidado» a su segunda Ryder Cup, competición que se celebra desde este viernes al domingo en el campo estadounidense de Whistling Straits, y tras haber «crecido y aprendido mucho», y también apuntó a «la garra» como la principal virtud si forma pareja en los ‘fourballs’ o los ‘foursomes’ con Sergio García.

«El punto más fuerte es la garra, esa conexión española, de nunca darnos por vencidos, y además ambos tenemos cierta imaginación en el campo, que en ‘match-play’ es difícil de batir sobre todo en un día bueno. Pero además Sergio es un robot, no falla una de ‘tee’ a ‘green’, los dos somos muy buenos ahí», indicó Rahm en atención a los medios, informa Europa Press.

Por otro lado, el de Barrika cree que «hay diferencias» entre su participación en Whistling Straits y la de 2018 en París. «Lo primero es que no soy novato, esta es la segunda Ryder y sé lo que va a ser la dinámica de la semana, qué compromisos tenemos o no, y cómo manejar mi tiempo y organizarme mejor, que es algo muy importante porque en la primera no lo sabía», admitió.

«He crecido mucho»

«En 2018 también estaba el tres del mundo y en esta segunda Ryder vengo como número uno y tras haber ganado un ‘grande’. He crecido mucho y he aprendido mucho, me veo un poco más preparado, un poco menos intimidado, pero con muchísimas ganas porque es una semana única y muy bonita», añadió el vizcaíno.

Además, el número uno del mundo se mostró agradecido con la temporada, pese a malos momentos en especial por culpa del coronavirus, y confió en tener un broche ganador en Wisconsin. «Hace cinco meses que nació mi hijo y ha sido como dos años de experiencias. Los momentos buenos, la felicidad, son mucho mayores que los malos momentos», dijo.

«Estoy muy feliz en casa, gané mi primer ‘major’, no tengo quejas. Da igual lo que pasara, el coronavirus, lo que pudo pasar, yo solo puedo estar agradecido. Terminar con una Ryder en Estados Unidos sería increíble. Cuando has nacido en España, la Ryder es especial. Tenemos un gran legado entre Seve y Sergio García. Todas estas grandes emociones se pueden usar cuando llegue el momento, es algo único», terminó.