La Guardia Civil está investigando a un chico de 20 años tras haber abandonado a un cachorro en el parking del albergue de animales de Alicante. Lo más terrible de este suceso es que el animal tenía las patas rotas, por lo que se le apuntarían delitos contra la flora, fauna y los animales domésticos. Asimismo, el cuerpo de seguridad ha añadido una sanción administrativa ante el Ayuntamiento de la localidad, ya que el perro no tenía las vacunas pertinentes.

Todo sucedió el pasado 1 de marzo cuando el joven tenía que ir «urgentemente» a Barcelona. Una vez dejó a su mascota tirada desapareció. En ese sentido el personal de la perrera trasladó al animal a una clínica veterinaria de Alicante con medios especializados en el área de traumatología. Fue allí donde recibió el nombre de Roto, por los traumatismos de sus patas.

Según se detalla en la publicación de Facebook de Albergue Animales Alicante, el 5 de marzo se denunció al sospechoso. La investigación detalló que el animal se fracturó las patas de manera accidental de manera inicial, pero luego se procedió a su abandono. En este establecimiento le pidieron cita a su correspondiente dueño, pero nunca se personó. El pasado 9 de marzo la benemérita identificó al autor del crimen, quién será citado en el Juzgado de Instrucción de Alicante.

Afortunadamente Roto ya ha encontrado una nueva familia de acogida. «Ya operado y recuperado, ha salido adoptado. La familia adoptante siguió su historia y desde el primer día decidieron abrirle su hogar», indican en la publicación. «Desde hoy, Roto pasa a llamarse Thor. Es normal que hayan elegido el nombre de un gran guerrero para él, porque ha sido capaz de vencer grandes batallas», detallan en el mensaje de la red social.