Sociedad | Sucesos

El autor del millonario robo de película del restaurante Atrio niega que robara otra botella de 5.250 euros en Madrid

Tienda de vinos en Madrid.

Tienda de vinos en Madrid. EP

El 7 de mayo de 2019, en una tienda ubicada en la calle Ortega y Gasset, desapareció una botella de whisky valorada en 5.250 euros. Gracias a las imágenes que se muestran en la vista oral, se puede ver como ese mismo día, un cliente habitual de la tienda Lavinia accedía a la parte de la tienda reservada para bebidas de alto coste junto a un empleado del local, gracias al cual pudo acceder ya que solo se puede entrar mediante huella dactilar.

En el vídeo se puede ver como una persona mueve ligeramente la cámara de vigilancia en un momento dado y poco después se visiona el brazo de una persona que aparece en imagen y coge una botella. Más tarde, el acusado y el empleado vuelven a aparecer en imagen con total normalidad y abandonan el establecimiento. «Antes y después no hay más personas», ha explicado el responsable del local.

El presunto autor del robo de 45 botellas de vino del restaurante Atrio en 2021, un hombre de 47 años con doble nacionalidad rumana y neerlandesa, ha negado este martes haber participado en el hurto de una botella de whisky valorada en 5.250 euros en la tienda del barrio de Salamanca de Madrid en mayo de 2019.

El arresto del acusado por el posible robo de la botella de whisky se produjo en agosto de ese mismo año, es decir en 2019, a la salida del establecimiento y acompañado de su hija, después de que una empleada le reconociera en las imágenes de las cámaras de seguridad.

El Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid ha acogido este martes el juicio oral por estos hechos, en el que el acusado, Constantin Gabriel Dumitru, ha negado «rotundamente» su autoría en una declaración por videoconferencia desde la prisión de Cáceres en que se encuentra tras su arresto en relación al robo en Atrio de 45 botellas de vino por valor de 1,6 millones de euros.

La Fiscalía pide 18 meses de prisión y una indemnización por el valor de la botella en base a las imágenes de las cámaras de seguridad del día del hurto y el reconocimiento de los testigos del acusado como la persona que aparece en ellas. Pero, la defensa del acusado, por otro lado, ha cuestionado que no exista una factura que acredite que la botella de whisky estaba en la tienda y fuera hurtada o qué contenido tenía esa botella y su valor.

La botella no debería haber estado allí

Según ha indicado en su declaración como testigo, el mismo día 7 se percataron de la ausencia de la botella en la tienda. No debería haber estado allí, ese no era el lugar en el que solía estar, pero lo movieron para sacar unas fotos y, 48 horas después, tras la visualización de las cámaras de seguridad, interpusieron la correspondiente denuncia.

Mónica, responsable de la tienda, también ha declarado como testigo, y ha explicado que conocía al acusado por haberle atendido en alguna ocasión. El día del arresto reconoció al acusado como la persona que aparecía en las imágenes de la cámara de seguridad en el día del hurto y alertó a la Policía.

Te puede interesar

Comentar ()