El trabajo de un fotógrafo se puede ver afectado, de manera decisiva, por su vida personal. Alex Webb lo detectó enseguida, llevaba mucho tiempo haciendo fotos en México, eran fotos fronterizas con unas claves que de pronto un día rompió con otra foto, con mucho más romanticismo y esperanza. “En ese momento Rebeca y yo ya éramos pareja”, cuenta sentado junto a la mujer que cambió su vida.

Alex Web, reputado fotógrafo de la Agencia Magnum y un referente en fotografía de color y Rebecca Norris Webb, poetisa y fotógrafa, llevan más de treinta años juntos, primero como amigos, luego como colaboradores y finalmente como pareja. Era cuestión de tiempo que su trabajo se emparejara. Y eso ocurrió en Cuba.

Webb trabajaba en la isla en un proyecto que tenía pensado titular Esperando, “esperando a que su muriera Fidel, o esperando a que las cosas cambiarán en Cuba”, explica el fotógrafo a El Independiente. Iba a ser un proyecto con mucha fotografía callejera. Norris, por su parte, estaba fascinada por la cantidad de aves que había en la isla y lo populares que son, “me llamó la atención en un país cuyos habitantes no pueden volar”, asegura. Su proyecto si iba a llamar Tres habitaciones, porque conoció un señor que vivía en una casa de tres habitaciones y dos eran para palomas y loros que vivían con él.

Sus trabajos tenían narrativas diferentes pero su editor vio que sus fotos tenían vínculos, entre ellas. Así nació su primer proyecto conjunto en la isla de Cuba y desde entonces han realizado varios trabajos juntos.

Fotografías tomadas en La Habana. Alex Webb fotografía personas (arriba) y Rebecca Norris animales (abajo)

Fotografías tomadas en La Habana. Alex Webb fotografía personas (arriba) y Rebecca Norris animales (abajo)

“Hay muy pocos fotógrafos que trabajen colaborando, casados o no, y que tengan visiones tan distintas y que se puedan fusionar”, destaca Morris. La editorial La Fábrica acaba de publicar Rimas de Reojo, un libro que recorre la vida y las fotografías de este matrimonio en los últimos 30 años.

“Tomé prestado el término de la poesía inglesa. – cuenta Rebecca Norris sobre el título del libro- (Slant Rhymes) Son dos palabras que tienen una rima, pero no es un rima evidente o pura, como blue (azul) y moon (luna) Nuestras fotografías hacen eso, una rima visual pero no es una rima pura en algunos casos comparten una paleta cromática, en otros casos comparte la geometría, y en ocasiones hemos encontrado una prevalencia de momentos surrealistas que unen las imágenes”.
“A menudo encontramos varios elementos en común- apunta Webb- nuestras fotografías que se hablan unas a las otras. Esta relación en nuestras fotos surgió de manera natural, de manera orgánica sin forzarse, de otra forma no hubiera funcionado”.

Foto de la Habana (arriba) de Alex Webb e imagen tomada en Dakota del Sur por Rebecca Norris.

Foto de la Habana (arriba) de Alex Webb e imagen tomada en Dakota del Sur por Rebecca Norris.

Juntos pero distintos

“Nuestras visiones son muy diferentes, el modo en el que vemos las cosas es distinto. Yo empecé en la fotografía después, me enfrenté a su gran reputación de él como uno de los mejores fotógrafos en color. Su trabajo ya formaba parte en mi mente de lo que yo considero fotografía así que desde el principio hice fotos que no fueran como las de Alex porque quería encontrar mi propio espacio fotográfico de las misma manera que él cuando empezó”, explica Morris mientras Webb asiente.

Y siguen viajando mucho a Cuba, como pareja y como fotógrafos, pero la dinámica de trabajo no es en equipo “Hemos hecho diez viajes a cuba juntos, pero no tomamos fotos juntos el proceso de colaboración se limita a la edición. Desayunamos juntos y después cada uno se va por su lado. Si está en una calle donde hay otro fotógrafo trabajando se crea una dinámica distinta que si hay uno sólo y nunca tiene éxito si estamos los dos juntos. Era un error y nos dimos cuenta rápido había que separarse”, explica Webb.

La imagen de arriba es de Alex Webb y está tomada en México. La de abajo es de Rebecca Norris y está hecha en París.

Morris acaricia la textura de la edición de Rimas de reojo mientras asegura “la poeta que llevo dentro le encanta poder sentir en sus manos una serie de momentos intangibles”, en referencia a sus fotografías.

“Uno de los motivos por los que ahora hay tantos libros de fotografía es una reacción contra lo intangible que se produce con la fotografía en internet. Hay algo especial en poder tener un libro de imágenes en tu mano nos encanta este concepto que mucha gente lo busca quizá como respuesta a ese océano de imágenes”, concluye el fotógrafo. Palabra de Alex Webb.

La lluvia en Dakota del Sur (arriba) tomada por Rebecca Norris. Abajo en Pensilvania imagen de Alex Webb.

La lluvia en Dakota del Sur (arriba) tomada por Rebecca Norris. Abajo en Pensilvania imagen de Alex Webb.