El Princesa de Asturias de los Deportes 2017 se ha teñido de negro. Los All Blacks se han llevado el galardón por, según el jurado presidido por Abel Antón, ser «un icono» y un «ejemplo de integración racial y cultural».

La selección de rugby de Nueva Zelanda ha superado en la votación a otras 23 opciones de 10 países distintos, en una candidatura que estuvo impulsada por el embajador de España en Nueva Zelanda, Manuel Pradas, y apoyada por su homólogo en nuestro país, Andrew Jenks.

De esta manera los All Blacks suceden en el palmarés a Javier Gómez Noya, cinco veces campeón del mundo de triatlón y plata en los Juegos Olímpicos de Londres, que se hizo con el premio el año pasado.

Los All Blacks son uno de los mejores equipos de todos los deportes. La selección se creó en el año 1893 y jugó su primer partido internacional en el año 1903 en Sidney, contra Australia. Dos años después hizo su primera gira por las Islas Británicas para jugar contra los combinados y equipos locales. Nueva Zelanda es la actual campeona del mundo, título que revalido en Inglaterra en octubre del año 2015 después de ganar en casa en 2011. El actual seleccionador es Steve Hansen, que en 2012 tomó el revelo de Sir Graham Henry.

Es el único país que ha ganado tres veces el mundial, todo un logro ya que sólo se han disputado ocho ediciones, que arrancaron con el primer triunfo kiwi en su propio país en 1987. Desde su creación, los All Blacks han ganado el 76% de los partidos que han jugado y en 2014 batieron el récord tras permanecer en el número uno mundial durante cinco años consecutivos.

Pura leyenda

Antes de cada partido los All Blacks interpretan la legendaria Haka, una danza tribal maorí que realizaban antes de la guerra. Todos los jugadores se sitúan frente al rival antes de cada partido y hacen la Haka liderados por un jugador que debe tener, de manera obligatoria, orígenes maoríes. Pese a que hay muchas versiones, las dos que más veces interpretan los All Blacks son el Kapa o Pango y el Ka Mate, siendo la primera mucho más agresiva.

https://www.youtube.com/watch?v=ueoybsiLNAc

No son el único país que realizada una danza de este tipo, ya que las selecciones de rugby de Samoa, Tonga o Fiji también tienen sus propias versiones. Por norma general, todas estas interpretaciones son respetadas por el rival con el equipo formado frente a los jugadores neozelandeses.

Los All Blacks, que visten totalmente de negro, no han hecho popular ese sobrenombre por su vestimenta. Comenzaron a recibir tal apelativo por la belleza de su juego, pues incluso los delanteros, los jugadores más fuertes pero menos dotados técnicamente en campo abierto, eran capaces de pasar como si fueran un tres cuartos, o backs por su nombre en inglés. De ahí que se empezara a considerar que eran All Backs, o todo tres cuartos, lo que luego derivó en el nombre actual.

Este verano la selección de rugby de Nueva Zelanda recibirá a los British and Irish Lions, la selección de las Islas Británicas, para disputar siete partidos que son un hito en el deporte. Una vez cada cuatro años Gales, Escocia, Inglaterra e Irlanda reúnen a sus principales figuras y viajan para jugar contra una de las tres potencias del Hemisferio Sur -Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda- en un choque cargado de leyenda.