Montserrat Caballé es considerada una de las mejores sopranos de la historia de la música. Su repertorio la ha llevado a los escenarios y los teatros más importantes del mundo, donde ha destacado con compañeros de excepción como Luciano Pavarotti, José Carreras o Plácido Domingo.

Muchas de sus interpretaciones, quizás por ser un género poco popular, no son tan famosas a nivel social como el Barcelona que interpretó con el cantante de Queen, el ya fallecido Freddie Mercury. La canción la compuso el propio Mercury junto a Mike Moran y está principalmente en inglés, pero con estrofas en español.

La estrenaron en el año 1987, cuando ambos se conocieron en persona en la Ciudad Condal, en una actuación en Ibiza, aunque su debut oficial fue el 8 de octubre de 1988 en el festival La Nit de Barcelona, coincidiendo con la llegada de la bandera olímpica desde Seúl, sede de los Juegos en el año 1988.

Dicha actuación quedó para siempre en la memoria, pues fue la última aparición de Mercury, que moriría en 1991 a causa del sida. Caballé la interpretó de nuevo en 1992 en los Juegos Olímpicos y, una vez más, en el año 1999 en el Camp Nou de Barcelona, antes de la disputa de la final de la Champions League entre Manchester United y Bayern Munich.

“Mi querido papá”

Dentro del universo de la ópera, el O mio babbino caro es una de las arias más complejas de interpretar. La canta Lauretta, uno de los personajes de Gianni Schicchi, una ópera creada por Giacomo Puccini en el año 1918, después de que las tensiones entre Schicchi y sus futuros suegros estuvieran a punto de romper su matrimonio con Rinuccio, al que amaba.

Enmarcada en la Florencia del medievo, es la única comedia de Puccini, y pocas voces la pusieron tan alto como la de Montserrat Caballé, destacando la interpretación del aria en el año 1990 en Munich.

Norma

Estrenada en La Scala de Milán el 26 de diciembre de 1831 y escrita por el compositor italiana Vincenzo Bellini, Norma siempre estará ligada a las grandes sopranos de la historia, entre las que está Caballé.

El personaje principal, homónimo a la obra, está especialmente pensado para estas interpretes, si bien Bellini lo creó expresamente para Giuditta Pasta, a la que consagró alguna otra obra. La pieza Casta Diva, una de las principales del libretto, la interpretó de forma magistral Montserrat Caballé en el Theatre Antique de Orange, en Francia, en el año 1974.

Dúo con José Carreras

Uno de los componentes de los famosos Tres Tenores -junto a Pavarotti y Domingo- era el español José Carreras, quizás el menos mediático de los tres, pero no por ello menos talentoso. Así lo demostró en muchas ocasiones, aunque un dueto con Caballé despertó las alabanzas de crítica y público.

Con el Bolshoi de Moscú como marco de excepción, ambos interpretaron en 1989 el Libiamo ne’ lieti calici, uno de los brindisi, piezas que se interpretaban antes de los brindis en las óperas, de la historia. En este caso está incluido en La Traviata, una creación de Verdi basada en el libro La dama de las camelias de Alexandre Dumas

Interpretada por primera vez en Venecia en marzo de 1853, a La Traviata le costó arrancar y hacerse con un hueco entre las grandes óperas de la historia. Caballé, en este caso, ponía la voz a Violetta Válery, cortesana y una de las protagonistas.

Sólo por detrás de Callas

Caballé tuvo que escuchar en muchas ocasiones que sus interpretaciones estaban por detrás de las de la legendaria Maria Callas. Unas veces la afirmación estaba con hecha con más justicia que otras, pero lo cierto es que fue algo común con el aria Al dolce guidami de la ópera Anna Bolena.

Callas la cantó en 1958, si bien apenas tenemos vídeos del momento, y Caballé hizo lo propio en París en el año 1966, arrancando las ovaciones del público pese a que, por entonces, su carrera estaba todavía arrancando.

Al dolce guidami es el aria final de Anna Bolena, la ópera de Gaetano Donizetti. En ella, Bolena -a la que interpreta Caballé en el vídeo, sabe que está condenada a morir y recuerda su amor por Lord Percy, al que el rey Enrique VIII, famoso por crear el anglicanismo para poder casarse con más mujeres tras la negativa del Papa a concederle el divorcio.

De nuevo Puccini

Tosca, otra de las óperas de Giacomo Puccini, se estrenó en Roma en enero del año 1900, por lo que es previa a Gianni Schicchi, mencionada antes. Toda la obra está diseñada para engrandecer el aria Vissi d’arte, la única de toda la composición que interpreta la soprano en solitario, recordando el fuerte dolor de Tosca al poner su vida en riesgo para salvar a su amor, condenado a muerte.

Caballé interpretó esta pieza, considerada como una de las cotas más altas para una soprano, en múltiples ocasiones. En el caso del vídeo, corresponde a un recital en Tokio en el año 1979, en la que ha sido considerada como una de las mejores actuaciones del aria.