La española Lydia Valentín, nombrada mejor halterófila del mundo por segundo año consecutivo, se ha mostrado «muy feliz» por recibir este galardón, pero al mismo tiempo «entristecida» porque ella no ha obtenido el «reconocimiento económico» que sí se ha entregado al ganador en categoría masculina, el georgiano Lasha Talakhadze.

«Estoy muy feliz por el premio que me entregaron ayer, pero a la vez entristecida, porque al premio masculino obtuvo un reconocimiento económico, que yo no tuve… En fin.. Algo no va bien», denunció Valentín a través de las redes sociales.

La Federación Española de Halterofilia, sin embargo, ha desmentido a la haltera y ha asegurado que el galardón masculino, igual que el femenino, no está dotado de ninguna retribución económica. Según la Federación, tal y como recoge Europa Press, son los patrocinadores privados de Talakhadze quienes han decidido aumentar su colaboración con el deportista tras la entrega del premio, en reconocimiento a su trabajo.

Además, el órgano federativo español asegura que la Federación Internacional de Halterofilia (IWF) se ha puesto en contacto con ellos para solicitar una «rectificación» a la halterófila ponferradina por sus declaraciones, ya que no se ajustan a la realidad.

La deportista leonesa recibió este lunes el trofeo Jenö Boskovics por segunda vez en su carrera, después de ser la más votada en la encuesta promovida por la Federación Internacional de Halterofilia por delante de la china Kuo Hsing-Chun y la rusa Tatiana Kashirina.

Durante 2018, Valentín, triple medallista olímpica, volvió a ampliar su extenso palmarés proclamándose campeona mundial en Asjabad (Turkmenistán) y campeona europea en Bucarest (Rumanía).