El juzgado ha fijado para el próximo 17 de febrero el juicio a Willy Toledo, acusado por una asociación de abogados cristianos por insultar a Dios y a la Virgen en unos comentarios difundidos en Facebook en julio de 2017, hechos por los que la Fiscalía y la defensa piden la absolución.

La vista oral tendrá lugar el 17 de febrero a las 11.30 horas en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid, según una diligencia de ordenación de la letrada de la administración de justicia, a la que ha tenido acceso Efe.

Willy Toledo será juzgado por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos y otro de obstrucción a la Justicia de los que le acusa la Asociación Española de Abogados Cristianos, que pide 22 meses de multa para él.

Es la única acusación de la causa toda vez que la Fiscalía, en un escrito remitido al juzgado el año pasado, se pronunció a favor de archivarla, un cambio de criterio que contrastó con el mantenido a lo largo del procedimiento. Como la fiscal, también la defensa del actor, ejercida por Endika Zulueta, pide su absolución.

La causa se inició a raíz de una denuncia de la Asociación de Abogados Cristianos de España por comentarios de Toledo en Facebook en julio de 2017, en los que tildaba de «energúmena» a una jueza de Sevilla que abrió juicio a tres mujeres por un presunto delito contra los sentimientos religiosos, por llevar a cabo una procesión con una gran vagina, que llamaron «la procesión del coño insumiso».

«Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso», dijo entonces Toledo.

Comentarios que, según la fiscal, «pueden ser considerados de dudoso gusto, desabrido y sin duda irrespetuoso con los sentimientos de los que profesan la religión católica pero no puede mantenerse que constituyan un delito de escarnio».

Sobre todo porque «la intencionalidad (…) no puede desvincularse del contexto en el que se publicaron», el juicio a esas tres mujeres, que finalmente fueron absueltas por un juzgado de Sevilla.

El juez de instrucción consideró que los mensajes de Toledo, que llegó a ser detenido tras negarse a comparecer en dos ocasiones en el juzgado, contenían «frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes» y consideró que había «motivos suficientes» para procesarle.