La polémica vuelve a rodear la figura de la influencer Marina Yers. La creadora de contenido con más de 1,5 millones de seguidores en Instagram publicó recientemente su insalubre afición: «No sé si os pasa, pero últimamente me encanta vomitar. Lo hago cada dos días y siento que me limpio por dentro».

Las declaraciones de la catalana han desatado la indignación y la ira de varios usuarios de las redes sociales, que no ha dudado en criticar la actitud de Yers, cuyo mensaje tiene una gran repercusión especialmente entre un público muy joven y desconocedor de los peligros de este tipo de prácticas.

Contra estas manifestaciones ha escrito la colaboradora de televisión Nagore Robles, que ha invitado a Yers a la reflexión: «Hay que tomar consciencia de la repercusión de nuestras palabras en redes, no se puede lanzar mensajes tan graves e irresponsables. Marina es buena niña pero está muy equivocada, espero que rectifique y asuma su error. Creo en su capacidad para aprender, ojalá no me decepcione».

«Os han lavado la cabeza con esto de las mascarillas», comentaba hace unos meses en Tik Tok Marina Yers, lo que le valió otra gran discusión en las redes. «No es la primera ni la última vez que ha dicho una barbaridad así. Era negacionista del covid, decía que el agua deshidrataba, y otras lindezas del estilo», zanjaba un usuario para evidenciar su crédito a la influencer.

La joven ha querido finalizar las críticas a través de otra publicación en redes: «La cago, lo reconozco y sigo para adelante, otra cosa no puedo hacer. La cago y digo cosas que no debería decir. Reconozco que no es la primera vez que me equivoco y que no va a ser la última tampoco», dice en un vídeo, en el que alega que «cada uno es como es».