La salida del Museo Thyssen de la pintura Mata Mua de Paul Gauguin sigue generando reacciones. El ex ministro de Cultura José Guirao cree que Carmen Thyssen se llevó la pintura de España para negociar un acuerdo más ventajoso que el acordado con él antes de su cese, y afirma que el permiso para que la obra saliera del país se tramitó durante el mandato de José Manuel Rodríguez Uribes y no en el suyo.

Las acusaciones cruzadas sobre la salida del Mata Mua de España continúan: este domingo el secretario General de Cultura, Javier García Fernández, apuntaba en una carta que la salida del cuadro fue posible por un permiso de exportación de diciembre de 2019 —bajo el mandato de José Guirao— y por silencio administrativo; hoy el ex ministro asegura lo contrario en un escrito en El País.

Lo primero que deja claro Guirao es que la obra de Paul Gauguin, que hasta hace poco estaba en el Museo Thyssen en Madrid, es propiedad de Carmen Thyssen y como tal puede sacarla de España, junto con el resto de sus obras, «cuando quiera».

La colección está en España desde 1999 pero ningún ministro ha conseguido firmar un acuerdo que atara la colección al país

También es cierto, asegura, que con el depósito gratuito de su colección en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, se ahorra los costes de su almacenamiento y seguros -que podrían alcanzar el millón de euros al año- y que, al estar ubicada en un museo hace que «las obras tengan más prestigio».

La colección está en España desde 1999 pero ningún ministro ha conseguido firmar un acuerdo que atara la colección al país y las prórrogas —hasta dieciséis— se han sucedido de forma consecutiva.

Guirao estuvo a punto de alcanzar un acuerdo en diciembre del año pasado, por un alquiler de 7 millones de euros durante 15 años y la condición de que el precio pagado en ese periodo (unos 100 millones) se restara de una posible venta posterior.

Como contrapartida, Cervera quería poner «en venta» El puente de Charing Cross, de Monet; Mata Mua, de Gauguin, y Martha McKeen de Wellflet, de Hopper, pero Guirao negoció sacar la obra de Gauguin y sustituirla por Caballos de Carrera, de Degas. Como prueba el ex ministro apunta al BOE del 30 de enero, de consulta pública, donde ya no se encuentra ninguno de los tres cuadros de Monet, Hopper y Degas, pero sí Mata Mua.

«No hubiéramos querido aceptar ninguna exclusión (…)», asegura el ex ministro, pero para lograr un acuerdo, hay que «ceder» y el Mata Mua era una pieza a la que no iba a renunciar, porque es «la más importante dentro de la historia del arte y la más significativa de la colección».

Este principio de acuerdo se cerró en su despacho a finales de diciembre y solo estaba «pendiente de calcular la cifra a restar a los siete millones por la salida de los tres cuadros citados». El ex ministro Angel Acebes, abogado de la baronesa, confirmó a Efe la semana pasada que el acuerdo estuvo muy cerca de cerrarse.

Durante todo el período que he estado en el Ministerio nunca se les dio permiso de exportación, pero tampoco se les podía negar porque tenían derecho a ello»

José Guirao, ex ministro de Cultura

«Una semana después de mi salida del Ministerio, los abogados de Cervera piden permiso de exportación definitiva para Mata Mua, rompiendo el acuerdo al que habíamos llegado. Ese permiso no se tramitó porque les habría obligado a pagar 74 millones de euros en tasas», asevera Guirao.

Ayer, en una comunicación remitida a Efe, el secretario general de Cultura aseguraba que la baronesa podía llevarse el cuadro en base a un permiso de exportación de diciembre de 2019 por silencio administrativo, pero según Guirao, el que dio pie a su salida de España es del 25 de marzo, con Uribes al frente del Ministerio y en pleno estado de alarma por la epidemia.

«Durante todo el período que he estado en el Ministerio nunca se les dio permiso de exportación, pero tampoco se les podía negar porque tenían derecho a ello, de ahí el silencio administrativo que hay que leer en un contexto de negociación y que en la práctica funcionó», dice el ex ministro.

«Me tranquiliza, en parte, leer que la señora Cervera quiere seguir negociando y que Mata Mua siga en España. Deduzco que este movimiento de su salida lo ha hecho para conseguir mejores condiciones que las acordadas a finales de diciembre», sentencia.

Guirao cree que alcanzar un acuerdo dependerá «de la voluntad y capacidad» de las partes y confía en que el ministro Uribes consiga llegar «al mejor acuerdo posible».