José Luis Ábalos ejemplifica a la perfección el principal vicio de los partidos españoles, y es el de moldear la realidad a su antojo para proteger sus intereses. Pocas torres hay más altas en Ferraz y pocos cargos en el PSOE con la capacidad para adaptar el mensaje a cada circunstancia, pese a que eso implique caer a menudo en el ad hominem y en la falacia.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate