Con unas avarcas (o menorquinas) llega Álvaro a la entrevista que tenemos en el Museo Sorolla de Madrid. Parece que venga directo de la playa, «llegué ayer de Benicàssim», afirma. Tiene 21 años y hoy toca en el Museo Reina Sofía junto a unos cuantos grupos más. Álvaro es en verdad ‘Guitarricadelafuente’, la unión de su pasión y su apellido lo ha llevado a ser uno de los cantantes revelación en España de este 2019.

En pocos meses se ha convertido en un fenómeno de masas, lo que hace es bueno, pero una colaboración con la triunfita Natalia Lacunza lo ha llevado a los más alto de las listas musicales en este verano.

«Comenzó todo como un hobby cualquiera, como quién empieza a tocar la guitarra para ligar. Fue coger la guitarra y estar todo el día con ella, no dejaba de tocarla nunca».

«Parece que lo haya buscado, pero no ha sido algo que haya ido persiguiendo. Han sido cosas que han ido pasando. Hacer música y hacer conciertos son cosas que van saliendo y que no piensas en hacerlas. La colaboración con Natalia fue quedar con una chica a la que le gusta la música como a mí y nació esa canción. Lo que ha pasado es muy fuerte porque la exposición que estoy teniendo es brutal y estoy llegando a mucha gente. Me siento súper agradecido porque la gente me escuche y que gracias a eso pueda llegar más lejos».

Guitarricadelafuente tiene seis canciones en Spotify, pero tan solo con la suma de las dos primeras ya pasa de los 10.000.00 de reproducciones, una auténtica barbaridad. Pero todo esto no comenzó así, empezó en Benicàssim, dónde nació, pero también en las Cuevas de Cañart, de donde viene su familia. Su videoclip de Guantamera está íntegramente rodado en este pequeño pueblo de Teruel. ¿Existe mejor embajador de una tierra?

«No es nada que esté buscado, el que me guste mi pueblo no es algo que yo haga de manera forzada, simplemente me sale solo. También me parece que es importante defender todo lo que es Teruel, una tierra que está súper abandonada y que parece que esté muriendo, pero no, no se está muriendo. Hay que reivindicar eso». 

Nos cuenta que le encanta Manu Chao y su forma de hacer música. «Es alguien a quien admiro y que tiene pinta de ser una buena persona y humilde, es un músico que lo mezcla todo: flamenco, música afroamericana…. Ahora mismo va tocando por bares de Latinoamérica y arma unas jaranas tremendas». Desde luego, la zona de dónde viene le acompaña, en los años 20 Ernest Hemingway ya montaba jaranas en las villas de Benicàssim, y Guitarricadelafuente eso ya lo ha hecho.