Los adolescentes, sobre todo las chicas de entre 14 y 16 años, son el sector más vulnerable a padecer nomofobia, que es el temor a no ser capaz de comunicarse a través del teléfono móvil u otros aparatos tecnológicos, según un estudio de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y de la Universidad de Deusto que han publicado el primer trabajo instrumental en español sobre nomofobia con ciertos indicadores de fiabilidad y validez para la evaluación del problema.

Los comportamientos más frecuentes que presentan los afectados son la obsesión por tener el teléfono siempre cargado y la ansiedad ante el pensamiento de no poder utilizarlo por cualquier motivo, como la falta de cobertura, por lo que evitan situaciones en las que puedan vivir esta circunstancia, algo que dificulta el desarrollo de una vida normal.

La franja de edad con mayor prevalencia está comprendida entre los 14 y 16 años

El director del grupo de investigación Cyberbullyng-OUT de la UNIR y primer autor del trabajo, Joaquín Manuel González-Cabrera, considera que las estadísticas muestran que los adolescentes y los jóvenes son el sector más vulnerable ante este situación.  Pero destaca «que casi el 25 % de la muestra podría considerarse un usuario de riesgo y creemos que ello puede tener consecuencias a medio-largo plazo», ha añadido, por lo que serán necesarios más estudios, especialmente de seguimiento temporal, para evaluar su impacto en los adolescentes», afirma González-Cabrera.

El investigador también ha destacado que la franja de edad con mayor prevalencia está comprendida entre los 14 y 16 años, y que las chicas presentan puntuaciones más altas que los chicos en el ámbito de la nomofobia, que pone el foco en el miedo que desencadena perder el acceso a la información y a la red de contactos sociales

La UNIR ha detallado hoy que en la sociedad existe un miedo creciente a que el mal uso de la tecnología pueda provocar que esta controle cada aspecto de la vida de las personas. En un contexto de navegación permanente y mensajería instantánea, consideran que una nueva psicopatología ha cobrado «mucha fuerza», en referencia a la nomofobia.