La Organización Nacional de Transplantes ha emitido un nuevo comunicado sobre el caso del trasplante del ex jugador del F.C. Barcelona Eric Abidal. Se investiga si el presidente del Club en ese momento, Sandro Rosell, compró un hígado para el jugador, aquejado de un cáncer.

Tras realizar su propia investigación, en colaboración con el Hospital Clinic y la Organización Catalana de Trasplantes (OCATT) y en la que ha revisado todos y cada uno de los pasos del proceso en el ámbito de sus competencias, es decir, desde el punto de vista clínico y sanitario, la ONT considera que el proceso de trasplante hepático de donante vivo del Sr. Eric Abidal se hizo de forma legal. La organización destaca también que, en paralelo, el Departament de Salut de la Generalitat de Cataluña ha realizado una inspección en el Hospital Clinic, cuyo informe final aún no se ha emitido.

«Eric Abidal estuvo en lista de espera para trasplante de donante fallecido» subraya la ONT

En contra de lo publicado por algunas informaciones, dice el comunicado, «Eric Abidal estuvo en lista de espera para trasplante de donante fallecido. Ante la progresión de su enfermedad, el equipo médico consideró la opción de un trasplante hepático de donante vivo, lo que en ningún caso excluía la posibilidad del trasplante de donante fallecido de surgir la oportunidad».

El informe reseña también que las identidades de donante y receptor y el parentesco entre ambos (primos) fueron comprobados documentalmente en el centro, en el primer filtro que la ley contempla para la donación de vivo. Aunque la legislación no exige que la donación entre vivos tenga que tener lugar en el ámbito familiar, al especificarse la existencia de una relación de parentesco, ésta se verificó documentalmente. En el Hospital Clinic consta acta de nacimiento y libro de familia tanto del donante como del receptor, de los que se deduce que son primos hermanos.

El informe reseña también que las identidades de donante y receptor y el parentesco entre ambos (primos) fueron comprobados documentalmente

El documento señala también que el donante fue sometido a una rigurosa evaluación médico-quirúrgica y psicosocial, en la que fueron analizadas adecuadamente sus motivaciones para la donación y su relación con el receptor. Como es preceptivo, el caso fue valorado por el Comité de Ética asistencial del centro con resolución positiva. Este informe describe, entre otros aspectos, un entorno familiar, laboral, económico y social del donante favorable a la donación.

Posteriormente, el donante compareció ante el la jueza encargada del Registro Civil de Barcelona, antes de proceder a la extracción del órgano. La jueza volvió a comprobar documentalmente la relación entre donante y receptor y dejó constancia de que la donación se realizaba de forma libre y altruista, en el tercer filtro* legalmente establecido. El Hospital Clinic ha confirmado que en el Juzgado del Registro Civil de Barcelona en el que compareció el donante existe copia de su documento de identidad.

Pese a todo lo anterior, dada la gravedad extrema de los hechos, la ONT se personará como acusación particular si se reabre el caso

La comunicación con el donante, que hablaba exclusivamente francés, la mantuvo de manera directa un miembro del equipo de Coordinación de Trasplantes del Hospital Clinic de Barcelona, que hablaba francés de manera fluida. No se recurrió a ningún otro traductor.

Pese a todo lo anterior, dada la gravedad extrema de los hechos denunciados y teniendo en cuenta que sus competencias se limitan al ámbito clínico-sanitario, la ONT se personará como acusación particular en el supuesto de que la jueza decida reabrir el caso. Además, la ONT recomienda investigar los hechos hasta el fondo para no «generar desconfianza entre la ciudadanía sobre el proceso de donación de órganos, que permite salvar miles de vidas en nuestro país cada año».

La ONT se ha puesto a disposición de la Fiscalía y de la Guardia Civil para proporcionarles cualquier tipo de información que puedan necesitar en relación a este caso y subraya su «tolerancia cero con el tráfico de órganos y agradece a los ciudadanos y medios de comunicación su confianza en el sistema español de trasplantes».