Salud

Dormir menos, una de las razones por las que los pobres sufren más del corazón

logo
Dormir menos, una de las razones por las que los pobres sufren más del corazón
Sueño y salud

Sueño y salud CNIC

Resumen:

La falta de sueño es una de las razones por las que las personas pobres padecen más patologías cardiacas, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Universitario de Medicina General y Salud Pública en Lausana (Suiza), y que ha sido publicado en la revista Cardiovascular Research.

Y es que, las personas con un nivel socioeconómico más bajo duermen menos por una variedad de razones: pueden tener varios trabajos, trabajar por turnos, vivir en entornos ruidosos o padecer mayores niveles de estrés emocional y financiero.

El estudio ha formado parte del proyecto ‘Lifepath’ y ha reunido datos de ocho cohortes con un total de 111.205 participantes de cuatro países europeos. El estatus socioeconómico se clasificó como bajo, medio o alto según la ocupación del padre y la ocupación personal, y el historial de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular se obtuvo de la evaluación clínica, los registros médicos y el autoinforme.

La duración media del sueño fue autoinformada y clasificada como sueño recomendado o normal (6 a 8,5), sueño corto (6) y sueño largo (más de 8,5) horas por noche. La contribución del sueño insuficiente se investigó utilizando un enfoque estadístico llamado análisis de mediación, que estima la contribución de un factor intermedio (sueño) a una asociación entre la exposición principal (estado socioeconómico) y el resultado principal (enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular).

Este ha sido el primer gran estudio basado en la población que examinó si la falta de sueño podría explicar en parte los motivos por los que las personas pobres tienen más enfermedades cardíacas. «Las mujeres con bajo nivel socioeconómico a menudo combinan la tensión física y psicosocial de los trabajos manuales mal pagados con las responsabilidades del hogar y el estrés, lo que afecta negativamente el sueño y sus efectos de restauración de la salud en comparación con los hombres», han explicado los expertos.