Salud

No hay diabetes más peligrosas sino peor controladas

Cerca de 6 millones de españoles padecen diabetes. Los afectados deben mantener un control adecuado de la enfermedad para evitar riesgos crónicos, explican desde Quirónsalud

Cerca de 6 millones de españoles padecen diabetes. Los afectados deben mantener un control adecuado de la enfermedad para evitar riesgos.

8Photo

La diabetes es una enfermedad cuya prevalencia está creciendo año tras año. Hay cerca de 6 millones de españoles afectados, y la cifra va en aumento. Las personas que han sido diagnosticadas deben mantener un control adecuado de la dolencia para evitar descompensaciones y complicaciones. Lo explica el doctor Rafael Palomares, jefe de servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Quirónsalud Córdoba, que dirige en dicho centro una consulta de educación diabetológica.

La diabetes aparece cuando los niveles de glucosa o de azúcar en sangre están por encima de 126 mg/dl, pero engloba muchos subtipos con importantes diferencias.

Tipos de diabetes

Estas son las variantes más frecuentes y conocidas:

  • La diabetes tipo 1 suele iniciarse en la infancia o adolescencia, aunque no es exclusiva de estas edades. Supone aproximadamente el 5 por ciento casos, y su tratamiento farmacológico consiste en la insulina inyectada, que el paciente debe administrarse el resto de su vida.
  • La diabetes tipo 2 es la más frecuente; supone el 90 por ciento de los casos, y se estima que afecta a más del 14 por ciento de la población española. Suele tratarse con fármacos orales o subcutáneos, aunque puede ser necesaria la insulina cuando estos pierden eficacia. Es el tipo de diabetes que más se asocia a la presencia de otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, el colesterol, el sobrepeso y la obesidad. Es, por tanto, la que está relacionada con unos malos hábitos nutricionales y el sedentarismo.
  • La diabetes gestacional se inicia en el embarazo, sobre todo en el segundo y tercer trimestre, y se resuelve habitualmente después del parto. En la mayoría de casos se puede controlar con una alimentación adecuada, aunque puede requerir de insulina.
  • Hay, por último, otros tipos de diabetes: genéticas (como por ejemplo la diabetes tipo MODY), de tipo secundario por el uso de medicamentos (por ejemplo, los corticoides), por cirugía o enfermedades del páncreas o por infecciones.

Mantener la enfermedad bajo control

Dado que se trata de una enfermedad crónica que requiere de la participación activa y precisa del paciente en el desarrollo de su tratamiento, la diabetes puede presentar complicaciones importantes a lo largo de su evolución. «Cualquier tipo de diabetes mal controlada puede dar lugar a complicaciones crónicas o a largo plazo que afectan principalmente al sistema cardiovascular (infartos, angina, ictus, úlceras en los pies…), la visión, el riñón o el sistema nervioso, además de complicaciones en el embarazo, cuando se trata de diabetes gestacional», señala el doctor Palomares.

Las enfermedades cardiovasculares asociadas a sobrepeso o hipertensión son la principal causa de muerte en pacientes con diabetes

«Sabemos que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en pacientes con diabetes. Aunque se presentan con más frecuencia en la diabetes de tipo 2, asociada generalmente a otros factores de riesgo cardiovascular (sobrepeso, hipertensión, colesterol elevado), pueden presentarse en cualquier tipo de diabetes», añade.

Así pues, no hay diabetes más peligrosas, sino peor controladas, y son estas las que ponen en riesgo a la persona que la padece. «Y no es suficiente el control de la glucosa o del azúcar. También es necesario tener en cuenta el resto de factores de riesgo que puedan acompañarla por cambios en el estilo de vida o los fármacos», aclara el especialista de Quirónsalud. Por ello, Palomares hace hincapié en el papel fundamental de la enfermera referente desde el diagnóstico de la enfermedad, para mantenerla bajo control y mejorar la calidad de vida del paciente.

Buenos hábitos

La directora de Enfermería del Hospital Quirónsalud Córdoba, Aránzazu Escalante, insiste en la importancia de «ofrecer las herramientas necesarias para que los pacientes con diabetes, tanto pediátricos como adultos, controlen su enfermedad y puedan llevar una vida normal». El ejercicio físico es, junto a la dieta y a la medicación, uno de los pilares fundamentales en el tratamiento de la diabetes. Permite un mejor control metabólico y ayuda a reducir otros factores de riesgo como la obesidad, la tensión arterial y el colesterol.

La diabetes de tipo 2, la más frecuente, se puede evitar o retrasar hasta en un 70 por ciento de los casos con un estilo de vida saludable

Todavía se desconoce cómo prevenir o evitar la diabetes tipo 1. Pero la diabetes de tipo 2, la más frecuente, se puede evitar o retrasar hasta en un 70 por ciento de los casos mediante modificaciones del estilo de vida (alimentación adecuada y ejercicio reglado). «Sabemos que el consumo excesivo de azúcares predispone al incremento de peso y, por tanto, al desarrollo de la diabetes tipo 2 o a un peor control de la diabetes tipo 1», explica el jefe de servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Quirónsalud Córdoba.

La importancia de una analítica

La diabetes tipo 1 es muy fácil de identificar y diagnosticar, dado que los síntomas aparecen desde el inicio de la enfermedad. Los más frecuentes son la sed intensa, el aumento de la cantidad de orina, la pérdida de peso con una mayor ingesta, o el cansancio, entre otros. Sin embargo, la diabetes de tipo 2, al no presentar síntomas tan llamativos, puede pasar inadvertida durante años. Este es el motivo por el que aún existe en torno a un 6 por ciento de la población con diabetes de tipo 2 no diagnosticada, y que solo se reconoce mediante una analítica de laboratorio. «La determinación de glucosa es una analítica que se debe realizar especialmente en aquellos pacientes con más riesgo» de padecer diabetes, concluye Palomares.

Te puede interesar